Opinión

Reforma Fiscal en EU, ¿impulsa cambios en México?

11 diciembre 2017 5:0
Etiquetas
 
1
 

 

Economía

Por Adriana Berrocal González*

Nuestro país tiene nuevos retos que enfrentar a raíz de la aprobación por parte del Senado estadounidense de la reforma fiscal propuesta por Donald Trump. Dicha propuesta, considerada como la más profunda en 30 años, resta competitividad a las inversiones en nuestro país y ejerce presión adicional para realizar la tan necesaria reforma fiscal estructural, como en su momento lo fue la reforma energética.

El efecto inmediato de la reforma planteada se verá cuando los inversionistas que tenían pensado desarrollar proyectos en nuestro país revisen la conveniencia de hacerlo, ante el panorama de lograr mayores utilidades invirtiendo en EU o en otros países. Esto puede poner en riesgo parte de la inversión extranjera directa en México, inclusive mucho más que las renegociaciones del TLCAN.

A largo plazo también podría convertirse en un acicate para que México desarrolle otras ventajas competitivas que vayan más allá de costos bajos, buscando incentivar la inversión nacional y extranjera y dotar al sistema tributario de mayor seguridad jurídica, privilegiando un desarrollo más justo. Si bien hay opciones para mejorar el marco fiscal que requerirían de una modificación en leyes tributarias, otras podrían implementarse a través de decretos presidenciales o resoluciones misceláneas fiscales, lo que facilitaría el proceso.

Sin duda alguna, es momento de que nuestro país sea más creativo y proactivo al analizar cómo se vuelve más atractivo para la inversión, incluyendo el impacto del marco fiscal mexicano. La toma de decisiones se deberá hacer pensando en el crecimiento del país y el bienestar de su población en el largo plazo, no en la coyuntura o el próximo proceso electoral. Es particularmente prioritario, generar una base más amplia de contribución para lograr una recaudación proporcional y equitativa, así como hacer un uso más eficiente y transparente de los ingresos tributarios para que el incremento en la recaudación se refleje en mayor inversión productiva.

Para alcanzar dichos objetivos, en el IMEF estamos abiertos a trabajar con las autoridades tributarias a fin de concretar la reforma fiscal que México necesita y enfrentar de mejor manera el nuevo escenario que se presenta.

Dentro de las diversas opciones que México tiene para responder a la iniciativa estadounidense, consideramos como una limitación el poco “espacio fiscal” para disminuir la tasa del ISR corporativo, debido al esfuerzo del gobierno por lograr una trayectoria de disminución del cociente de deuda/PIB. Sin embargo, ante las nuevas circunstancias, será difícil no hacerlo.

Adicionalmente, y aunque sabemos que no es una medida popular, en el IMEF consideramos que debe evaluarse nuevamente la generalización de la tasa del IVA. Diversos estudios han demostrado que el esquema actual del IVA es regresivo y que los tratamientos especiales que contempla benefician más a quienes tienen mayores niveles adquisitivos. Por ello, la generalización de la tasa ayudaría a mejorar la recaudación y en todo caso podrían destinarse subsidios específicos a los sectores más vulnerables.

El IVA generalizado (a la tasa actual o menor) es el mecanismo para hacer más eficiente este impuesto indirecto y lograr que alcance su potencial máximo de recaudación, particularmente para quienes laboran en la economía informal. Esto propiciaría el aumento de la base de contribuyentes cumpliendo con el mandato constitucional de que todos los mexicanos con capacidad contributiva aportemos al gasto público.

La disminución neta de la recaudación por concepto de ISR corporativo nos llevaría a continuar insistiendo en una propuesta que el IMEF tiene dos décadas resaltando: la imposición del IVA a bienes y servicios que actualmente enfrentan una tasa cero o se encuentran exentos del pago de este impuesto. Una combinación de reducción en la tasa de ISR (que podría generar crecimiento adicional en el PIB) complementada con un IVA generalizado (que compense la pérdida de recaudación por la reducción del ISR) podría ser la solución.

Presidente Nacional del Consejo Directivo Nacional del IMEF
Opine usted: aberrocal@deloittemx.com

También te puede interesar:
La pelea por los escasos recursos filantrópicos en México
¿Rebasará el dólar los 20 pesos en lo que resta del 2017?
Invertir para transformar

Sign up for free