Opinión

Reforma energética, 
¿qué sigue?

La instrumentación de la reforma energética avanza, en algunos aspectos, a mayor velocidad que la que se preveía cuando se aprobó la legislación secundaria. Si bien ello manda buenas señales a inversionistas potenciales y a los mercados en general, también incrementa los riesgos asociados a una instrumentación parcial, incompleta y/o deficiente. Hasta ahora, los procesos parecen ir en el camino correcto. Con un mes de anticipación, el pasado 13 de agosto se anunciaron los resultados de las denominadas Ronda Cero y Ronda Uno; en la primera, se le asignaron a Pemex los campos que continuará explotando de manera exclusiva, que representan 83 por ciento de las reservas probadas y probables de hidrocarburos y 68 por ciento de los denominados recursos prospectivos, con un portafolios de proyectos que la Secretaría de Energía calificó como “balanceado” en áreas de exploración y de extracción. Parece que es el caso.

En la Ronda Uno se licitarán al sector privado 109 bloques o campos, además de 14 asociaciones con Pemex en yacimientos en los que ésta tiene avances exploratorios o extractivos. En principio, los procesos de licitación empezarán el mes próximo cuando se den a conocer las bases y los términos contractuales y fiscales que propondrán las secretarías de Hacienda y Energía con la Comisión Nacional de Hidrocarburos, y cuyos contratos se busca asignar entre mayo y septiembre de 2015.

Aquí es cuando empezarán los verdaderos retos de la reforma, ya que en los contratos se tendrá que establecer un delicado balance entre los “intereses nacionales” y el atractivo para empresas privadas locales y extranjeras de invertir en exploración y producción de petróleo y gas, empezando con la definición del tipo de contrato que se propondrá (utilidad o producción compartida, licencia) para cada bloque/campo.

En cuanto a las actividades de producción y distribución de productos petrolíferos, el calendario de instrumentación parecería menos apretado, en la medida que la apertura plena al sector privado se dará hasta 2016 (venta al menudeo de gasolinas e importaciones de gas LP), 2017 (importaciones de gasolinas y eliminación del subsidio al gas LP) y 2018 (liberación de precios de las gasolinas). Sin embargo, a partir de enero de 2015 se empezarán a otorgar permisos para transporte, almacenamiento y distribución de petrolíferos y gas natural. No hay duda de que el reto y los riesgos serán transitar de mercados monopólicos, con un número limitado de participantes con relativa facilidad para regularlos, a mercados competitivos con cada vez más jugadores, que tendrán que ser adecuadamente regulados para evitar abusos, desórdenes y prácticas no deseadas.

Por otra parte, se nombró a los comisionados de las agencias reguladoras del sector y a los consejeros independientes de Pemex y CFE que, hay que reconocerlo, fueron adecuados por su trayectoria profesional y sin conflictos de interés; además, se les dotó de recursos presupuestales para ejercer sus funciones. Ahora falta fortalecer su capital humano en las áreas operativas, con lo que el reto no es menor, sobre todo por la escasa experiencia en nuestro país en este tema.
Hacia fuera del sector energético, la instrumentación de la reforma también tendrá retos que atender. La infraestructura y condiciones de seguridad en las zonas susceptibles de proyectos energéticos tienen graves deficiencias en estados como Tamaulipas, Veracruz y Tabasco.

En segundo lugar, la justicia agraria se caracteriza por rezagos ancestrales, además de corrupción. Los nuevos proyectos enfrentarán resistencias de ejidatarios y comuneros que terminarán en tribunales agrarios. De manera más amplia, está la transparencia y rendición de cuentas, toda vez que existen antecedentes graves de corrupción en la asignación de grandes contratos o licitaciones en los sectores eléctrico y petrolero. El tema sigue estancado legislativa y administrativamente. Este es uno de los grandes pendientes y está en la percepción de los inversionistas y de la población en general.

Twitter: @ruizfunes