Opinión

Reforma de Telecomunicaciones,
cuatro años de buenas noticias

 
1
 

 

telecom

“Somos una sociedad abierta que a través de la reforma de telecomunicaciones, sigue consolidando su vocación democrática”.
Enrique Peña Nieto, Presidente de la República


Para enfrentar el reto que representa la Cuarta Revolución Tecnológica, la digital, los mexicanos requeríamos tomar decisiones responsables, audaces y valientes. No haber realizado la profunda transformación del sector telecomunicaciones, “habría reducido nuestras posibilidades de contar con telecomunicaciones modernas, que incentivan una economía más productiva y un desarrollo más incluyente”, como señaló el señor Presidente de la República, Licenciado Enrique Peña Nieto, en la celebración del Cuarto Aniversario de la promulgación de la Reforma Constitucional de Telecomunicaciones y Radiodifusión, el pasado 26 de junio.

Esta relevante convicción quedó establecida en el Artículo 6º Constitucional a partir de la Reforma promulgada hace cuatro años; convicción que refleja el compromiso del gobierno encabezado por el presidente Enrique Peña Nieto, de atender al ciudadano garantizando su derecho fundamental a la información, a la libertad de expresión y a la conectividad.

A cuatro años de la Reforma, sin duda, los resultados alcanzados fortalecen nuestra vida en democracia. Se dice fácil y rápido, pero lograr en breve tiempo una transformación de tal calado y dimensión requirió más que buenas ideas.

Fue necesaria la visión de futuro, valentía, audacia y liderazgo del presidente Enrique Peña Nieto, así como el acuerdo y la voluntad de los principales partidos políticos y la autorización del Congreso de la Unión. La promulgación de la Reforma mostró al mundo que en democracia se puede mover y transformar a México.

En el marco de una política de resultados, la puesta en práctica de la Reforma se ha traducido en beneficios inmediatos y tangibles para las familias mexicanas; resultados que han permitido acelerar el paso en la transformación de las telecomunicaciones para recuperar el camino y poner al país a la vanguardia.

Hoy, las familias mexicanas pueden comunicarse a menor costo, con mayor cobertura y calidad, lo que las mantiene unidas. El Foro Económico Mundial, la Asociación de Telecomunicaciones de Brasil y el organismo regulador de Perú, coinciden en que México cuenta con las tarifas más bajas en toda América Latina.

Hoy, el número de usuarios de Internet se ha incrementado exponencialmente; el número de internautas del país ya es mayor a la población que juntas representan Suiza, Portugal, Grecia y Bélgica. El número de mexicanos que disponen de un teléfono celular se ha incrementado al punto de acercarnos a los niveles de los países más desarrollados.

México ha rebasado, en muy poco tiempo, a países como Reino Unido en términos de accesibilidad a redes de banda ancha 3G y 4G. Las suscripciones de Banda Ancha Fija crecieron 23%; la de televisión de paga, 33% y la penetración en Banda Ancha Móvil se triplicó.

Hoy, el sector telecomunicaciones es uno de los más dinámicos de nuestra economía y poderoso imán de conocimientos y de inversión productiva generadora de empleos. Así, lo constata el ingreso al mercado mexicano de AT&T, con una inversión comprometida de siete mil millones de dólares, la cual contribuirá de manera significativa a mejorar la oferta y cobertura de los servicios de telecomunicaciones.

Por su parte, la empresa Altán Redes, ganadora del concurso a la Red Compartida, invertirá en este proyecto siete mil millones de dólares. Estas inversiones, más las que se realizan en el sector por parte de todos los operadores tradicionales y nuevos, nos acercan a los 27 mil millones de dólares; monto que forma parte significativa del total de la Inversión Extranjera Directa nacional, que alcanza ya el 10%.

Estas inversiones reafirman la confianza depositada en México, gracias a que hay estabilidad económica, certeza jurídica y fortaleza institucional impulsadas por la implementación de las reformas estructurales como la de telecomunicaciones, respecto a la cual el Presidente Ejecutivo de AT&T, Kelly King, expresó: “la decisión de AT&T para ingresar al mercado mexicano fue resultado directo de la Reforma Constitucional de Telecomunicaciones, el régimen asimétrico y la promesa de certeza a largo plazo que trajo este nuevo marco regulatorio”.

En cuatro años hemos concretado relevantes logros, y vamos por más. Nuestra hoja de ruta es el Programa de Conectividad Digital del Gobierno de la República el cual, junto con la Estrategia Digital Nacional y el Instituto Federal de Telecomunicaciones, asegura que los avances en el sector se amplíen y profundicen.

Dentro del programa destacan proyectos como la transición a la Televisión Digital Terrestre que se concretó exitosamente en tiempo récord en todo el territorio nacional, ubicando a México como el primer país de América Latina en concluir totalmente el apagón analógico, lo cual permitió liberar la valiosa banda de 700 MHz, como ordenó la Reforma, y avanzar en el proyecto de la Red Compartida.

Se trata de una red mayorista 4G que se desplegará a nivel nacional en beneficio de más de 100 millones de mexicanos y permitirá que en el mediano plazo se alcance la 5G. La Red Compartida llevará Internet y telefonía móvil a todo el país, incluyendo aquellos sitios que no cuentan con estos servicios. La red ya inició su operación y el próximo mes de marzo ofrecerá cobertura al 30% de la población.

A través del Programa México Conectado seguiremos habilitando sitios públicos con Internet gratuito en todo el país principalmente en escuelas, universidades, bibliotecas y hospitales. A la fecha, suman ya 30 millones los beneficiados por este programa.

Para dar continuidad a esta tendencia y seguir beneficiando a la economía de las familias mexicanas, impulsamos el Proyecto de Infraestructura Pasiva. Al momento, se han puesto a disposición de los operadores de telecomunicaciones cerca de 11 mil inmuebles públicos Federales ubicados en mil 700 municipios. La meta es que al final de este año 21 mil inmuebles estén disponibles para los operadores, a menor costo.

Todas estas acciones de incremento de infraestructura de telecomunicaciones, van a permitir alcanzar la meta de mayor cobertura, más inversión, significativa reducción de costos y, sobre todo, menor brecha digital. Se estima que en el año 2021 más de 83 millones de mexicanos van a tener acceso a Internet y habrá más de 385 millones de dispositivos de todo tipo conectados en nuestro país, lo que representa una gran demanda de servicios de telecomunicaciones.

Los resultados alcanzados hasta ahora, le han valido a México el interés y la atención de la comunidad internacional. Hace unos días, la Unión Internacional de Telecomunicaciones, organismo de las Naciones Unidas, entregó al Gobierno de la República el premio obtenido por el Programa Puntos México Conectado, que lo distingue como el mejor programa del mundo en el desarrollo de habilidades digitales; programa que se brinda a población abierta, y de manera gratuita, en instalaciones de última generación.

Este reconocimiento se suma al de 2016, año en el que la Organización Mundial de Operadores de Telecomunicaciones otorgó a México el Premio al Liderazgo Gubernamental, por la implementación de la Reforma de Telecomunicaciones.

Para el Gobierno de la República los objetivos siguen siendo claros: lograr que todo el país tenga conectividad y posicionar a México a nivel mundial como una nación a la vanguardia en el siglo XXI.

*El autor es secretario de Comunicaciones y Transportes

Twitter: @gruizesp

También te puede interesar:
México se transforma y avanza
El sector aeronáutico en pleno desarrollo
México a 100 años de su Constitución