Opinión

Recortes de Banxico,
¿en puerta?

 
1
 

 

Logotipo del Banxico. (Edgar López)

No lo creo. El contexto no parece dibujar ventanas de oportunidad para acomodar recortes en la tasa de fondeo en el futuro cercano. Lo anterior a pesar de que los mercados ya incorporan un escenario de hasta 100 puntos base (pb) en recortes de aquí al cierre de 2018. En específico, los mercados anticipan cerca de 40pb en recortes antes de que concluya el presente año.

A continuación, cuatro importantes razones por las que se ve difícil tal escenario.

Primero, parece complicado que la trayectoria esperada para la inflación permita acomodar recortes en el futuro cercano. En el corto plazo, muy probablemente la inflación anual se mantendrá cerca de los altos niveles actuales por el resto del año. Con un posible pico en 6.30 por ciento en julio, la inflación general podría cerrar el año en alrededor de 6.00 por ciento.

Para 2018, es de esperarse una caída importante en la inflación general en enero. Lo anterior explicado por la dilución del choque en precios relativos promovido por el cambio en metodología para fijar el precio de la gasolina (introducido en enero de 2017).

No obstante, de enero de 2018 en adelante será esencial el observar una clara trayectoria de convergencia hacia el objetivo de inflación de 3.0 por ciento, de querer acomodar recortes en la tasa de política monetaria. Este no es el caso, al menos desde mi punto de vista. En particular, anticipo un promedio de inflación general en 4.4 por ciento durante el primer semestre de 2018 y en 4.2 por ciento para el segundo.

Es decir, muy probablemente la inflación no exhiba ni una tendencia de convergencia acelerada ni se interne de manera franca dentro del intervalo de variabilidad de Banxico (3.0 +/- 1.0 por ciento).

Segundo, quedan varios frentes abiertos en lo relacionado con elementos que podrían inducir volatilidad financiera y presionar, por ejemplo, la cotización del peso frente al dólar. En este sentido, aún hoy las expectativas para el tipo de cambio al cierre del presente y el siguiente año (18.70 y 18.50, respectivamente, según la encuesta Citibanamex) no señalan una tendencia de apreciación frente al dólar.

En mi caso no es distinto, lo asocio a la posible respuesta del peso mexicano a la incertidumbre ligada a la renegociación del TLC y el proceso de elección presidencial en puerta.

De hecho, veo un alta probabilidad de observar niveles tan apreciados como 17.30 en el corto plazo para después presionarse de nueva cuenta hacia los 18.00 al cierre de año, manteniéndose después por arriba de dicho nivel al menos durante el primer semestre de 2018.

Lo anterior no luciría como un patrón cambiario acorde con un recorte en tasas de interés. Por el contrario, podría llamar a la cautela en términos de presiones inflacionarias y de anclaje de expectativas.

Tercero, estimo que el actual nivel para la tasa de política monetaria la ubica dentro de la zona neutral. Lo anterior indicaría que no necesariamente la política monetaria se encuentra ejerciendo vientos en contra de la actividad económica a nivel local.

Por el contrario, vale la pena tomar en cuenta que recientemente Banxico ha manifestado que el mercado laboral parecería no tener ya holgura y que observa cierta mejoría en el balance de riesgos sobre el crecimiento económico.

Cuarto, sin duda un importante elemento a considerar es el contexto en términos de política monetaria relativa en el que se enmarcaría un ciclo de recortes por parte de la autoridad central en los siguientes meses. En este sentido, recordemos que la Fed se encuentra en franco ciclo de normalización y se anticipa que las alzas en su tasa de referencia continúen, así como la reducción del tamaño de su hoja de balance.

Lo anterior significaría un reto en términos de política monetaria: un ritmo acelerado de compresión de diferenciales en tasas de interés y sus posibles efectos sobre los flujos de capitales hacia México.

Desde luego, todo lo que arriba expongo tiene supuestos muy claros y específicos. Sin duda, una serie de sorpresas inflacionarias favorables en el corto plazo, sobre todo entre finales de este año y principios del siguiente, podría modificar el escenario a favor de un ciclo de reducción en la tasa de política. Por lo pronto, no estamos ahí.

Subdirector de análisis de mercados financieros locales en la Dirección de Estudios Económicos de Banamex. Las opiniones expuestas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la visión de Banamex.

Twitter: @joelvirgen

También te puede interesar:
¿Banxico a punto de terminar con sus alzas?
¿Le recortarán la calificación a Banxico?
¿Hacia dónde va el consumo privado?