Opinión

Recortes al gasto ¿suficientes?

1
 

 

billetes

Al analizar los presupuestos del gobierno federal vemos que más del 80% de los gastos ya tienen un destino predeterminado. El margen de maniobra para nuevos proyectos es del 15 al 20% del total gastado.

Por costumbre, inercia, compromisos o rigidez laboral en dependencias gubernamentales y empresas estatales, la mayoría de los gastos asignados anualmente llegan para quedarse, aunque solo sean fuente de desperdicio y corrupción.

Ante una reducción de ingresos y el peligro de que, a pesar del aumento de impuestos, se dispare más el déficit y la deuda, y manden señales negativas a inversionistas y organismos internacionales en el 2016, pasadas las elecciones, el ejecutivo federal, tardíamente, reduce gasto en el presupuesto. Esa reducción, que debe abarcar todas las dependencias, organismos y empresas estatales, los tres niveles y poderes de gobierno, debe ser suficiente para frenar la tendencia al desequilibrio en las finanzas públicas.

Lo más importante es bajar el gasto a niveles adecuados, el método es secundario. Lo determinante no es un presupuesto base cero, sino la decisión, empezando por el Presidente, de bajar el gasto en tal forma que evite empantanarnos en una recesión y libere recursos para activar al sector privado.

Hay mucha tela de donde cortar: pensiones fraudulentas e indebidas en los Estados y empresas estatales, sobreprecios de más de 30% promedio en compras gubernamentales, nómina inflada por maestros que no dan clases, duplicidad de funciones en decenas de organismos, gastos superfluos y sin rendición de cuentas, empezando por los Congresos. Presupuestos millonarios de ayuda al campo, que solo proporcionan votos, gastos etiquetados de “sociales”, que no dan resultados y son utilizados para aumentar clientela electoral, entre otros.

El objetivo del proyecto de presupuesto, presentado por la SHCP al Congreso, ayudaría a impulsar empleos productivos y crecimiento, si los recortes al gasto son a niveles que frenen el crecimiento del déficit, de la deuda, y tengan un margen para bajar tasas de impuestos, si se quieren lograr mayores crecimientos y empleos productivos.

Twitter:@luispazos1

También te puede interesar:

México ¿avanza o retrocede con EPN?

Crisis, por factores externos o internos

Bachelet ¿desandará lo andado en Chile?