Opinión

Recortar el gasto, ¿única salida?

En una reunión con la OCDE, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, afirmó que la prioridad del gobierno es mantener la disciplina macroeconómica, por lo que de darse una baja en la captación de ingresos, por la caída en el precio del crudo, el gobierno federal reduciría el gasto público, asegurando que no se incrementaría el déficit fiscal ni los impuestos.

¿Por qué está diciendo esto el secretario? ¿A qué se está refiriendo? Llama la atención que esta afirmación la realiza precisamente ante quien en el pasado fue secretario de Hacienda, José Ángel Gurría, y a quien le tocó anunciar en más de una ocasión un recorte en el presupuesto ante la caída de los ingresos petroleros.

Los precios del petróleo se han venido desplomando abruptamente desde el pasado octubre cuando Arabia Saudita inició una guerra de precios contra miles de productores pequeños de Estados Unidos y Canadá. Los precios han llegado a descender por debajo de donde se estima que se encuentran los costos de producción del petróleo y gas shale en Estados Unidos y que ronda 57 dólares por barril.

¿Qué va a pasar con los precios del petróleo? Cuando hay incertidumbre los pronósticos se abren en sus dos extremos. Por ejemplo, la postura de los analistas de Bank of America es que el precio se va hacia 30 dólares y que por mucho tiempo va a permanecer muy bajo. En el otro extremo los analistas de UBS estiman que el precio regresará a 80 dólares para el último trimestre de este año. Existe otro grupo amplio de analistas que pensamos que los precios por debajo de 55 dólares son irracionales, y que muy probablemente dentro de algunas semanas vamos a ver un periodo de estabilización entre 55 y 60 dólares.

Pero para regresar a 80 se requiere una muy fuerte demanda y un recorte efectivo importante y permanente en la oferta. Un problema adicional que tenemos enfrente es la fortaleza del dólar y la posibilidad de que a finales de este mes el Banco Central Europeo concrete, por fin, un programa de compra de bonos soberanos, que implicaría una acelerada creación de euros, y por consiguiente un mayor debilitamiento del euro, que significa fortalecimiento del dólar, lo que a su vez implicaría una nueva tendencia de ajuste a la baja en los precios de las materias primas.

Para este año, el gobierno federal anunció un programa de coberturas fijado en 79 dólares donde se ubica el presupuesto aprobado por el Congreso, conformado por un paquete de opciones a un precio promedio de 76 dólares más tres dólares tomados del Fondo de Estabilización. La afirmación del secretario no es para este año, sino más bien para los siguientes años.

Algunos analistas han estado alertando sobre el peligro que se tendría si la administración optara por incrementar la deuda, lo que es lo mismo que elevar el déficit fiscal. Un mayor déficit fiscal nos puede llevar a una reducción en la calificación de México, lo que a su vez nos llevaría a una mayor volatilidad en nuestra moneda, menores flujos de inversión, y por lo tanto mayores tasas de interés y menor desarrollo. Mantener la disciplina macroeconómica nos evita volver a vivir esta tragedia.

Muy recientemente hemos visto los resultados de las dos tesis principales para buscar un equilibrio macroeconómico que permita un crecimiento sostenido: la tesis que utilizaron los estadounidenses para salir de la recesión después del desastre de la crisis inmobiliaria, financiera y automotriz que sufrieron hace seis años: diseñando una política fiscal que permitiera el crecimiento, y un ajuste muy gradual en las finanzas públicas.

La antítesis es la impuesta por los alemanes a los países sobreendeudados de Europa: un ajuste fiscal draconiano, que frena la actividad económica.

La circunstancias de ambas potencias son muy distintas entre sí, y las comparaciones simples son cuestionables. Pero más que recortar el gasto hay que ver en dónde sí se debe de gastar y en dónde no se justifica; en dónde hay desperdicios, duplicidades e ineficiencias, y ver cómo podemos hacer un mejor uso de esos recursos.

Twitter: @ErnestoOFarrill