Opinión

¿Recesión, cuales son los riesgos?

 
1
 

 

Economía

El Inegi publicó la semana pasada su estimación oportuna del PIB al tercer trimestre, en el que señala una caída del -0.2% trimestral respecto al segundo trimestre, lo que equivale a un crecimiento del 1.7% anual. Un día antes, con la publicación de nuestro indicador IBAM correspondiente a septiembre, nuestra estimación para el PIB del tercer trimestre era exactamente de 1.7% anual, pronosticando una variación negativa de -0.5% mensual para el IGAE de septiembre, que en términos anuales implicaría a un incremento del 1.2% anual.

Pero lo trascendente de este anuncio es que el Inegi dio esta estimación oportuna con un nuevo año base: En lugar del 2008, ahora se tiene como año base el 2013. De aquí en adelante, cada cinco años tendremos metodológicamente el cambio del año base. Así que la comparación que hicimos arriba, no es del todo consistente, ya que nuestras estimaciones partieron de la base de datos anterior. Junto con la modificación del año base cambiaron sustancialmente criterios, y se incorporaron ramos de la actividad económica que no estaban considerados, como el comercio electrónico.

Dando un vistazo rápido a la nueva serie de datos, base 2013, se tienen crecimientos más altos en los últimos 3 ejercicios, que los que teníamos registrados anteriormente. Las cifras revisadas de crecimiento son: 2.8%, 3.3% y 2.9% respectivamente, siendo las anteriores: 2.3, 2.6 y 2.3%. El promedio de los primeros cuatro años del sexenio del presidente Peña Nieto es de 2.6%, mientras que en el sexenio de Zedillo se creció en promedio al 3.3%, en el de Fox crecimos al 1.9% y en el de Calderón al 1.7%. El promedio del periodo desde el inicio del sexenio de Zedillo hasta el cuarto año de Peña Nieto que son 22 años, fue de 2.37% anual.

Los datos oportunos del tercer trimestre nos confirmarían que los huracanes y los sismos si tuvieron un impacto en la economía, pero en cierta forma limitado. Tomando nuestras cifras del indicador IBAM a septiembre tenemos lo siguiente.

Para el pasado mes de septiembre nuestro indicador IBAM se ubicó en 201.86 unidades (índice general) vs. 204.03 unidades de agosto (cifra revisada), reflejando un incremento del 3.98% nominal anual, (vs. +5.09% anual del mes de agosto), lo que implica que la economía en su conjunto mostró una desaceleración respecto al ritmo de variación observado en el mes previo.

El subíndice industrial observó una desaceleración en septiembre, al crecer en 2.36% anual, mientras que en agosto creció en 5.42% anual. La producción de Pemex se desplomó, (-17.51% anual vs -10.84% anual de agosto). La producción industrial de Estados Unidos se aceleró ligeramente, (+1.60% anual vs. +1.16% anual de agosto), la producción automotriz recuperó sensiblemente su ritmo; +7.65% anual vs. +5.74% de agosto. También hay que destacar que las exportaciones no petroleras se frenaron, al aumentar en 4.24% anual, después de subir al 12.46% anual, en agosto pasado.

En este mes el subíndice de servicios muestra de nuevo un crecimiento anémico al crecer al +0.51% anual, mientras que en el mes anterior, decreció en 0.20% anual. Otro factor que afecta al mercado interno son las remesas que estimamos estén creciendo a un ritmo del 2.0% real anual, en términos de dólares, lo que equivale a un incremento superior en términos de pesos por la apreciación que ha observado el peso mexicano en este año.

No creemos que las cifras negativas se vayan a repetir en los siguientes meses. El bache actual tiene una explicación clara: los sismos. No vemos por ahora una recesión. Sin embargo los riesgos para nuestra economía son mayúsculos.

Banxico publicó también su encuesta sobre las expectativas económicas entre analistas del sector privado de octubre, en el que se destacó a la incertidumbre política como el principal obstáculo para los negocios, desbancando a la inseguridad y a la corrupción que han estado mencionados como los principales obstáculos, desde hace varios meses, y que aparecen en el segundo y tercer lugar. Es evidente que la incertidumbre sobre las negociaciones del TLCAN y la reforma fiscal de Trump son otros dos factores críticos en nuestro destino. ¿Que estamos haciendo al respecto de la inseguridad y la corrupción?, ¿Qué podemos hacer ante nuestra des-competitividad fiscal? ¿Cuál es nuestro plan B en el terreno comercial? 

* El autor es presidente de Bursamétrica.

Correo: eofarrills@bursametrica.com

Twitter: @EOFarrilS59

También te puede interesar:
¿Contamos con un blindaje suficiente?
¿Cómo afrontar la tormenta perfecta?
¿Veremos una curva de rendimientos invertida en Estados Unidos en 2018?