Opinión

Rebalanceo de portafolios está aquí

 
1
 

 

 [Este miércoles la noticia estará centrada en el anuncio de la política monetaria de la Fed. / Reuters]

Ya no se encuentra esperando en el horizonte. El rebalanceo de portafolios a nivel internacional ya ha comenzado y su principal catalizador ha sido la incertidumbre asociada con los tiempos, fases y grado de agresividad del ciclo de normalización de la Fed.

A pesar de sus fortalezas fundamentales, sería un error considerar que los mercados locales son una isla en medio del océano y que de alguna manera se pueden "desacoplar" de los movimientos externos asociados a la normalización de la Fed. Buena parte del mundo emergente se vio beneficiado por un periodo de bonanza en influjos de capital durante los últimos años, catapultado por la amplia liquidez financiera internacional cortesía de la política monetaria no convencional de la Reserva Federal de Estados Unidos (EU). México no fue la excepción.

Existió un movimiento en falso desde 2011, cuando la Reserva Federal optó por comenzar a hablar de sus estrategias de salida de tales estímulos monetarios. Resultó que la economía estadounidense no estaba todavía preparada y no fue sino hasta mediados de 2013 que Ben Bernanke y sus colegas en la Fed volvieron a hablar de los pasos iniciales para el mismo proceso. Tal fue el caso del tapering o proceso de desaceleración en el ritmo de compras de activos financieros por parte de la autoridad monetaria de EU.

Así, a partir del verano de 2013, los ajustes en los portafolios de inversión a nivel internacional comenzaron a ser más activos. De hecho, las cifras de balanza de pagos, en específico de la cuenta financiera de México, muestra cómo la inversión extranjera en portafolios comenzó a desacelerarse, fenómeno similar al del resto de los mercados emergentes.

A la fecha, es importante reconocer que, a diferencia de otros mercados emergentes, el mexicano no ha observado salidas netas de capitales. Esto crece en relevancia al recordar que el mercado de deuda gubernamental local tiene una de las tenencias de extranjeros más elevadas del mundo emergente (más de 60 por ciento en el caso de Bonos M).

En este contexto, más vale tener la casa en orden en la espera del "último tirón" en los mercados asociado al inicio de la normalización de la Fed. La tarea México la comenzó a hacer desde hace años, con la implementación de diversas medidas macroprudenciales que han ido desde la disciplina fiscal hasta la acumulación de reservas.

Justo la semana pasada las autoridades de Banxico planteaban lo que ha sido una reciente estrategia conjunta entre la SHCP y Banxico para comenzar a hacer frente a la volatilidad financiera asociada con el mencionado proceso de la Fed.

Tal estrategia parece tener tres ejes: Primero, el reciente ajuste fiscal que tiene como efecto colateral una disminución en la demanda por fondos prestables en los mercados y que a su vez coadyuvarían a ejercer menos presiones al alza sobre las tasas de interés. Segundo, el compromiso del Banco Central con la estabilidad de la inflación y sus expectativas que también ayudarían a mantener menores presiones sobre tasas a través de la estabilidad de primas inflacionarias. Tercero, los mecanismos implementados por la Comisión de Cambios para proveer de liquidez al mercado cambiario.

Con todo, la situación actual amerita un estrecho seguimiento de la evolución de los mercados, sobre todo el cambiario que se ha visto más presionado en las últimas fechas. En este sentido, considero que todavía hay espacio de acción por parte de las autoridades de ser necesario.

Por ejemplo, hay espacio para la implementación de acciones adicionales de intervención cambiaria que pueden ir desde la modificación de sus montos hasta sus niveles para su detonación, todo con una naturaleza complementaria a lo ya establecido.

Experiencias pasadas nos muestran que no sólo cambios en el esquema de subastas a precio mínimo o sin precio mínimo están en el arsenal, sino también la introducción de aquellas con carácter discrecional.

Segundo, el propio Banxico tiene espacio de acción vía el nivel de su política monetaria. Sus autoridades ya han sido explícitas en la posible necesidad de compensar el ciclo de alzas por parte de la Fed, aunque continúan evaluando los tiempos para su accionar basados en el comportamiento de los mercados.

La incertidumbre respecto a las acciones de la Fed sigue presente, no sólo en lo referente a los cambios relevantes en su lenguaje, también sobre a la fecha de su primer alza y su perfil (posiblemente muy gradual). Lo que parece reforzarse es que lo primero podría tomar lugar en el primer semestre del año, mientras que la primer alza en la tasa de Fondos Federales quizás en la segunda mitad del año.

Creo que no hemos visto lo último de la volatilidad financiera internacional asociada al proceso de normalización. Por tanto, así como pienso que los mercados locales no se desligarán de los ajustes financieros globales durante tal proceso, también pienso que existe la oportunidad de diferenciarnos desde una perspectiva de mediano plazo.

Twitter: @joelvirgen

También te puede interesar:
Desplome del peso y las opciones de política
Evolución de Expectativas 2015: Cuatro observaciones relevantes
Banxico podría emprender su primer alza en junio