Opinión

Razones para invertir en un hotel

 
1
 

 

City Express. (http://www.pricetravel.com.mx/city-express-plus-cabo-san-lucas/hotel-detalle)

De todos los servicios que la industria del turismo ofrece a un viajero, el más representativo es el de los hoteles porque, fuera de la ciudad donde vivimos, todos necesitamos un espacio que supla las funciones de nuestra casa.

Si bien en un principio los hoteles básicamente ofrecían habitaciones para dormir, con el paso del tiempo se fueron diversificando en las comodidades hacia el cliente, al grado que ahora las diferentes opciones que pueden ofrecer: restaurantes, bares, servicio al cuarto, lavandería, alberca, gimnasio, spa, tiendas, concierge y hasta mayordomo particular, entre otras, logran incidir en la duración de la estadía del huésped.

Además, a diferencia de otros servicios turísticos, hay que tomar en cuenta que los hoteles son empresas que nunca descansan ni cierran sus puertas: trabajan las 24 horas del día, los 365 días del año. Es por esto que se les considera la columna vertebral del turismo, de acuerdo con un estudio elaborado por la Secretaría de Turismo de la Ciudad de México, metrópoli donde la hotelería es el servicio que mayores recursos le genera, equivalentes a poco menos del quince por ciento del total del consumo turístico. Quienes pernoctan en un hotel, gastan cuatro veces más que quienes utilizan alguna otra forma de alojamiento.

Sin embargo, no es una actividad en la cual sea fácil alcanzar el éxito como negocio. Hay quienes desde el principio parecen haber encontrado la fórmula y en poco tiempo se consolidan como compañías de rápido crecimiento y boyantes.

Ejemplos hay varios en la historia de la hotelería mexicana, pero dos de los más actuales sin duda son Luis Barrios, de City Express, y Alejandro Zozaya, fundador de AMResorts y actual CEO de Apple Leisure Group.

Con 14 años de existencia, la primera cuenta actualmente con 110 hoteles en el país, más otros dos en Centro y Sudamérica; en tanto que la segunda tiene un portafolios de alrededor de 40 propiedades en México, el Caribe y América Central.

Son ejemplo de empresas grandes y pequeñas, con diferentes modelo de negocio: todos los hoteles de AMResorts están en la playa, son Todo Incluido de lujo, pueden llegar a tener hasta 500 habitaciones y su promedio de inversión ronda los 150 millones de dólares; mientras que los City Express son pequeños, están enfocados a viajeros de negocios de bajo presupuesto, suelen tener poco más de cien cuartos y requerir inversiones que rondan los cien millones de pesos. Pero cada uno, en lo suyo, ha tenido desde su nacimiento un gran éxito.

De vez en cuando me llegan correos electrónicos de empresarios del interior de la república que quieren invertir en un hotel pequeño, pero no saben cómo hacerlo, ni a quién recurrir, ni qué tan riesgoso puede ser.

Ante esto, sería conveniente conocer los siete pasos que, para entrar al negocio de la hotelería, aconseja seguir Carlos Adams, director de promoción de franquicias de City Express, debido a que, para hacer frente a la demanda en el mediano plazo, México requerirá de 180 mil nuevas habitaciones hoteleras por todo el territorio.

El primero es Análisis, periodo muy importante en el que se ejecuta el proceso de investigación y estudio para conocer el tipo de inversión que se está pretendiendo llevar a cabo; seguido de Estructura del Negocio, donde es fundamental tener un plan claro y una estrategia bien definida del proyecto de inversión. Para tener una visión objetiva, se debe realizar un estudio de mercado y aterrizar el modelo financiero incluyendo costos, rendimientos y retorno de inversión.

Luego viene el Capital de Inversión, donde hay que considerar los gastos de construcción y el flujo necesario para arrancar el negocio, como capital de trabajo, preoperativos y gastos financieros; sigue Financiamiento, porque si no se tiene el total del capital de inversión, una opción es solicitar financiamiento a un banco, pero sin endeudarse más allá de lo que permitirá liquidar el flujo.

Una alternativa es una Franquicia, porque si se inicia desde cero nadie conoce la empresa y aún menos su producto; el Desarrollo del Proyecto resulta una etapa crucial porque cualquier diferencial que incremente el presupuesto impactará directamente el rendimiento de la inversión, por lo que aconseja estar acompañado de empresas con gran experiencia.

Y finalmente, si se cuenta con el dinero o los recursos para obtenerlo pero se carece de experiencia en el ramo, podría pensar en dar la propiedad para que la opere una marca reconocida y con experiencia en el ramo.

No es fácil ser un Barrios o un Zozaya, pero si se escucha a los que saben, las probabilidades de hacer un buen negocio hotelero serán mayores.

Correo: garmenta@elfinanciero.com.mx

También te puede interesar:
Hank y Kamkhaji siguen abriendo hoteles con Zozaya
Los mexicanos llenan el A380 de Air France
La miopía de la Secretaría de Hacienda