Opinión

¿Quiénes manejan su bolsillo?

 
1
 

 

Módulo especial Fed, Janet Yellen, siluetas. (Especial)

Tal vez usted no lo sepa, pero el futuro de la paridad del peso frente al dólar está –en buena medida– en las manos de diez personas.

Se trata de los integrantes del Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed).

Estos personajes, encabezados por la señora Janet Yellen, quien preside además la Fed completa, deben decidir, al menos ocho veces al año, el destino de la política monetaria de Estados Unidos.

Junto con Yellen, ayer por la mañana se reunieron William C. Dudley, Lael Brainard, Charles L. Evans, Stanley Fisher, Jeffrey M. Lacker, Dennis P. Lockhart, Jerome H. Powell, Daniel K. Tartullo, John C. Williams, y votaron una resolución que nos ha dejado aún en suspenso.

Se esperaba que en el críptico lenguaje de los banqueros centrales se sugiriera que había llegado el tiempo de alza de las tasas, confirmando que el incremento llegará en septiembre.

Pero no, la redacción del comunicado fue suficientemente ambigua para interpretarlo en cualquier sentido.

Los integrantes de la Junta de Gobierno del Banco de México, que sesionaron ayer por la tarde, seguramente esperaban alguna señal más clara de la Fed. Pero no la tuvieron.

Aunque no es descartable que se haya discutido la posibilidad de un adelanto del alza de tasas en México para contribuir a estabilizar el mercado cambiario, veo poco probable que pudiera tener mayoría en la Junta.

Por esa razón, tal vez a la hora que esté leyendo este texto ya el Banxico haya ratificado que deja sin cambios las tasas.

Aunque hay ciertas presiones para que el Banco Central haga algo más para frenar el alza del dólar, dudo que se adopte alguna medida adicional mientras haya liquidez en el mercado cambiario y la inflación se mantenga por debajo de 3.0 por ciento.

De esta manera, los movimientos del dólar van a estar determinados por el sentido que tengan los diversos indicadores que se darán a conocer hoy y en los siguientes días y semanas.

Precisamente esta mañana se revela el crecimiento del PIB en Estados Unidos durante el segundo trimestre del año.

El consenso de Bloomberg entre 69 expertos indicaba un crecimiento trimestral anualizado de 2.8 por ciento luego de que en el primer trimestre hubo una caída de 0.2 por ciento.

Sin embargo, algunos de los más influyentes bancos ubican su pronóstico más bien en rango de 2.2 a 2.5 por ciento.

Un resultado que se aproxime a 3.0 por ciento va a implicar quizás un nuevo golpe al peso. Si el dato se acerca más al 2.0 por ciento, quizá produzca un fortalecimiento de nuestra moneda… hasta que venga el siguiente indicador.

Todos quisiéramos mayor certidumbre respecto a lo que vendrá. Empresas y personas quisiéramos saber con claridad cómo estarán las cosas para el final de este 2015.

No será así.

Hay que asumir que la incertidumbre es uno los ingredientes del tiempo presente.

Hay que aprender a vivir con ella. A tomar decisiones sobre la base de probabilidades y no de certezas.

Es un cambio de paradigma y de comportamientos. Más nos vale asumirlo y no actuar como si viviéramos en un mundo en donde hay seguridades y certidumbres.

Ni modo, esas se acabaron.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
¿Cuándo impactará el dólar a la inflación?
Los altibajos del dólar y la inflación
Las devaluaciones en la historia reciente