Opinión

¿Quién no quiere
una pensión de Pemex?

¡Vaya manera de (querer) hacer más competitivas a Pemex y CFE: a través de su rescate pensionario con recursos públicos!

La Cámara de Diputados está por discutir la posibilidad de que el gobierno federal absorba una parte de los pasivos laborales de ambos organismos.

Quienes lo promueven argumentan que su conversión en deuda soberana aseguraría la viabilidad financiera y capacidad operativa de Pemex y CFE.

Dicen que esa es la vía para que, una vez convertidas en empresas productivas del Estado, puedan competir en mejores condiciones con las firmas globales que vendrán al país con la reforma energética.

Pero para competir en igualdad de condiciones con empresas petroleras y eléctricas tendrían que empezar por modificar sus regímenes pensionarios.

Y eso precisa que también modifiquen sus contratos colectivos de trabajo para que las pensiones de los trabajadores de nuevo ingreso sean financiadas a través de cuentas individuales, como ocurre con los afiliados al IMSS.

En el caso de Pemex, hoy no tienen una fuente de fondeo propia, porque sus trabajadores no aportan un peso para su retiro por contrato colectivo.

Al cierre del primer semestre del año, el pasivo laboral de Pemex ascendió a un billón 153 mil 301 millones de pesos y el de la CFE a 521 mil 512 millones. En conjunto representan 10.2 por ciento del PIB de México.

El caso más grave es el de la petrolera, cuyo pasivo laboral es casi tres veces superior a los ingresos tributarios que se estima generará la reforma fiscal.

La propuesta que discutirán los diputados para reformar la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria no es asumir toda la deuda pensionaria.

“La proporción de la obligación de pago que en su caso asuma el gobierno federal será por un monto equivalente a la reducción del pasivo laboral que resulte del acuerdo para modificar el contrato colectivo de trabajo”, según un artículo transitorio.

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, lo explicó así: “si la empresa (Pemex) y los trabajadores acordaran una reforma pensionaria que reduzca en 2.0 por ciento del PIB el pasivo laboral, el gobierno federal asumiría otro 2.0 por ciento del PIB de dicho pasivo”.

La paraestatal tiene uno de los sistemas de retiro más generosos del país, pues pensiona a sus trabajadores con 25 años de servicio.
Eso quiere decir que viven más años pensionados que como trabajadores en activo.

Además de que durante su vida laboral no hacen aportaciones para su fondo de retiro, se pensionan con el 100 por ciento de su último salario, cuando en el caso de los que cotizan en el IMSS es de 30 por ciento en promedio.

El pasivo laboral de Pemex cubre la pensión de 70 mil jubilados y 140 mil trabajadores en activo que ya han acumulado derechos.

Si se quiere que la petrolera no quede en desventaja frente a sus potenciales competidores, hay que empezar por limpiar su pasivo laboral a partir de la modificación de su contrato de trabajo.

Twitter: @VictorPiz

​Correo: vpiz@elfinanciero.com.mx