Opinión

Quien no pueda con el cargo, que se vaya

 
1
 

 

Sección 22, SNTE, CNTE, Oaxaca. (Cuartoscuro / Archivo)

Es para no dar crédito: la SEP echó para atrás una de las reformas sustantivas promovidas por la administración del presidente Peña.

El conjunto de reformas que esta administración emprendió tiene una lógica.

Algunas pueden tener un efecto más inmediato, como la financiera, con la cual se logró que, por ejemplo, la banca de desarrollo aumentara su financiamiento al sector privado a una tasa anual de 18.1 por ciento en términos reales en abril pasado.

Otras tendrán un efecto de mediano plazo, como la energética, que va a atraer inversiones por miles de millones de dólares y a abaratar aún más el precio de la electricidad.

Pero, la más profunda de todas las que se emprendieron es la educativa, por la sencilla razón de que tiene que ver con la formación de los mexicanos del futuro.

Y uno de los ejes de esta reforma es la evaluación magisterial, pues no hay otra manera de mejorar que a través de la generación de incentivos correctos para tener mejores maestros.

La relevancia de esta reforma es que se emprendió a sabiendas de que se iba a generar una enorme resistencia de organizaciones como la CNTE y la CETEG, y con la certeza de que sería una reforma cuyos resultados se verán bien a bien hasta la próxima generación.

Se requería valor, determinación y una visión de estadista, para emprenderla. Por eso fue que recibió un respaldo prácticamente unánime de todas las fuerzas políticas.

Y por eso es lamentable que se esté retrocediendo.

En la decisión de la SEP subyace el temor de que las movilizaciones y el paro que emprendieron los disidentes del magisterio puedan generar una gran inestabilidad en algunas zonas del país.

Es la misma razón por la que hasta ahora se han concedido múltiples concesiones a la CNTE y la CETEG.

La lógica detrás de ellas es que al ceder a las demandas de los maestros, se va a lograr que no haya desorden público en el marco del proceso electoral.

Es la vieja lógica de que no hay que molestar al monstruo para que no vaya a despertar.

El pequeño detalle es que el monstruo está despierto y hay evidencias de que aceptar sus condiciones lo fortalece.

La cancelación indefinida de la evaluación magisterial al tiempo que es el retroceso más grave que se ha dado en el proyecto de reformas, es el triunfo más importante que han obtenido la CNTE y la CETEG.

Y por ello, van a ir por más.

Ese anuncio no hizo que se echara para atrás la determinación de ir a paro nacional a partir del día de hoy y de boicotear a las elecciones.

Hay temas que no son negociables, donde no caben “retrocesos tácticos”. El gobierno no retrocedió en la reforma constitucional en materia de energía a pesar de que había la amenaza de convertir ese tema en la agenda de las campañas electorales. ¿Por qué hacerlo ahora?

Se requiere que el Estado asuma su responsabilidad y sea congruente con el proyecto de reformas emprendido.

Si el titular de la SEP o cualquier otro funcionario no se siente con fuerza para llevar la reforma educativa adelante, como dijo hace años Alejandro Martí respecto al tema de seguridad, pues que se vayan. Tan simple como eso.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
La polémica sobre encuestas y economía
Más trascendente que la energética
Dólar caro y ductos, claves del éxito