Opinión

¿Quién arroja la primera piedra?

09 octubre 2016 14:8
 
1
 

 

El panista Javier Corral Jurado rindió protesta como gobernador constitucional del estado, para el periodo 2016-2021 ante el Congreso local, en sesión solemne en el Centro de Convenciones. (Especial)

Vale la pena resaltar lo señalado por Javier Corral tras asumir su cargo como gobernador de Chhuahua:

“Todo aquel que sea descubierto en mi gobierno en actos de corrupción , saqueo, robo hormiga, será conducido a la justicia sin protección especial, así sea mi colaborador más cercano, mi asesor principal o mi compañero de hace muchos años en el partido” . También señaló tanto su intención de eliminar el fuero del que gozan el gobernador y diversos servidores públicos, como promover ante el Congreso de la Unión la eliminación de esta inmunidad a nivel federal e instituir la revocación del mandato.

¡Bravo por Javier Corral, empieza bien su gestión como gobernador! Pero “del dicho al hecho hay mucho trecho” dice un conocido refrán mexicano, por lo que debemos esperar que en la vida real el gobierno de Corral refrende estas bellas frases para que no se queden en eso, sólo unas bellas frases como tantas otras que acostumbran pronunciar nuestros políticos.

Por su parte, el Presidente Peña Nieto, al inaugurar la Semana Nacional de Transparencia aseveró que “en corrupción, no hay un sector o ámbito político que esté libre de corrupción por lo que nadie puede atreverse a arrojar la primera piedra”.

Podemos coincidir o no con lo señalado por nuestro Presidente –yo en lo personal no coincido, pues afortunadamente en mi ya larga vida he convivido con sectores y personas intachables ajenos a cualquier acto de corrupción- pero lo que es cierto es que la corrupción, la maldita corrupción es un cáncer que carcome las entrañas de nuestro país y le causa un gravísimo e irreparable daño.

Según afirma el Consejo Coordinador Empresarial, la corrupción cuesta hasta el 10% del Producto Interno de México y señala que es una opinión generalizada el que sean la inseguridad y la corrupción e impunidad que la protege los dos más grandes problemas que enfrenta el país.

Por su parte, el Presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana, Gustavo de Hoyos, dijo que “… si el Gobierno Federal quiere mostrar su compromiso con el combate a la corrupción, los gobernadores de Chihuahua, Veracruz, Quintana Roo y el ex gobernador de Sonora, deben terminar en prisión” Se refirió a César Duarte, Javier Duarte, Roberto Borge y Guillermo Padrés, durante una visita que hizo recientemente a la ciudad de Tijuana.

Alienta escuchar, pues, dentro de este mar de corrupción, las palabras del Gobernador de Chihuahua, aseverando que su régimen será ajeno a esta generalizada práctica a la que nuestro Presidente Peña Nieto la ha calificado, indebidamente, como un problema cultural de nuestro país.

Si queremos atacar la corrupción, empecemos por casa, por no tolerar y en lo posible denunciar cualquier acto de esta naturaleza. Las palabras se las lleva el viento, y esperamos que las del gobernador de Chihuahua, Javier Corral, no sean sólo eso, palabras que se las lleva el viento.

“Hay plumajes que cruzan el pantano y no se manchan…” dice un poema de Salvador Díaz Mirón ¿Será de esos el plumaje de Javier Corral?

Mañana será otro día.

El autor es Presidente de Sociedad en Movimiento.

También te puede interesar:

Dios nos libre de Donald Trump

Alex Zanardi, un hombre que inspira

Dos años, sólo dos años más