Opinión

¿Qué va a pasar con los precios de la energía?

Todo indica que el próximo lunes será promulgado por el presidente Peña todo el paquete de leyes y reformas de ley que constituye la reforma energética.

Y, nuevamente ha surgido la interrogante de cuándo se reflejará la reforma en menores precios de los energéticos.

Veamos algunos de los casos más importantes para familias, industrias y comercios.

1.- Las gasolinas. Aunque nunca se ofreció una reducción de los precios de las gasolinas, la realidad es que sí podrán bajar. De acuerdo a la Ley de Hidrocarburos, a partir de 2018 el precio de las gasolinas dejará de ser fijado por el gobierno y quedará sujeto a las condiciones del mercado. Antes, a partir de 2016, podremos ver gasolineras de otras marcas que no sean Pemex, y a partir de 2017, se liberará el monopolio que hoy tiene Pemex para la importación de este combustible. Así que tardará todavía tres años y medio, pero seguramente veremos precios de las gasolinas que van a variar entre las estaciones de servicio y que van a subir y a bajar según se comporte el mercado, algo que prácticamente nunca ha ocurrido en México.

2.- El gas LP. En este caso, ya bajó su precio este mes, pero se trata de una baja por única vez debido al cambio de metodología. Sin embargo, se prevé que haya una liberación a partir de 2017 aunque se mantendrá una política de subsidios focalizados. Seguramente a partir de dos años y medio veremos también altibajos regulares en este mercado.

3.- El gas natural. A diferencia de otros combustibles, quienes usan gas natural saben que el precio de este energético ya tiene un movimiento determinado por el mercado. Es previsible que en el mediano plazo tenga una tendencia a la baja. La razón es que está en proceso la construcción de una amplia red de ductos que permitirá aumentar sustancialmente la oferta de gas natural importado de Texas, donde se cotiza a cuatro dólares, uno de los precios más bajos del mundo. En el mediano plazo, es de esperarse que el desarrollo en México del gas de lutitas, permita aumentar aún más la oferta, aunque esto probablemente tarde todavía algunos años.

4.- La electricidad industrial y comercial. Como en las tarifas de estos tipos de consumo eléctrico el precio se calcula utilizando una fórmula en donde el factor más importante es el combustible con el que se genera. La sustitución de las centrales que usan combustóleo por otras que emplean gas natural, de acuerdo al estimado de Enrique Ochoa, director de la CFE, será en un par de años. Por eso es que es aproximadamente ese lapso, es decir, el segundo semestre de 2016, veremos una tendencia a la baja en este tipo de tarifas.

5.- La electricidad para uso doméstico. Para el porcentaje de alrededor de 2.0 por ciento de hogares que paga electricidad sin subsidio, también habrá baja de tarifas, probablemente en el curso de dos años. Para 98 por ciento de hogares probablemente no haya baja de tarifas, sino una reducción del subsidio que el gobierno tiene que poner para ofrecer las tarifas como hoy están.

La reforma traerá en general buenas noticias en precios de la energía, pero hay que ver con lupa cuáles y cuándo.

Twitter: @E_Q_