Opinión

¿Qué tan débil está la economía mexicana?

1
 

 

Petróleo

“La actividad económica en México ha tenido un desempeño un tanto débil”, reconoció el Banco de México en su reciente anuncio de política monetaria.

Al desmenuzar algunas variables, expuso que “las exportaciones registraron un menor dinamismo al inicio del año, principalmente como resultado de una moderación en el ritmo de crecimiento de la actividad manufacturera en Estados Unidos”.

En efecto, las exportaciones totales reportaron en febrero una contracción anual de 2.6 por ciento, según información preliminar del Inegi.

Su descenso se debió al desplome de las exportaciones petroleras, de 46.9 por ciento, que se explica por la caída del precio de exportación de la mezcla mexicana de petróleo y de la plataforma de producción. 

Eso fue lo que propició también el recorte al gasto público equivalente a 0.7 por ciento del PIB, anunciado a finales de enero.

El Banxico apuntó que la reducción de la plataforma de producción de petróleo “ha contribuido al menor crecimiento de la producción industrial”.

De hecho, la actividad industrial tuvo en enero un resultado decepcionante, al sufrir una contracción mensual de 0.4 por ciento, que representó su segundo retroceso consecutivo.

En su diagnóstico, el Banxico agregó que “la inversión sigue presentando una recuperación moderada, al tiempo que algunos de los indicadores más relevantes relacionados con el consumo continúan mostrando poco vigor”.

Sobre la inversión, el reporte más reciente del Inegi muestra que se desaceleró al cierre de 2014 y que todos sus componentes tuvieron un sesgo negativo en diciembre.

En el caso del consumo privado, las ventas minoristas han tenido un comportamiento irregular en los meses recientes, si bien en enero repuntaron fuertemente.

Pero en febrero se vendieron 97 mil 558 autos nuevos, la cifra más alta para un segundo mes de año y 22 por ciento más que en 2014.

Por su parte, las ventas de las cadenas de la ANTAD a tiendas iguales registraron en febrero un crecimiento anual de 5.1 por ciento. En buena medida ese resultado fue impulsado por Walmart, la principal minorista del país, cuyas ventas a unidades iguales aumentaron 4.6 por ciento anual en febrero.

Aunque las ventas siguen recuperándose, el Banxico dejó ver que le preocupa el crecimiento de la economía, cuyo balance de riesgos “se ha deteriorado”.

Y no le falta razón, pues en enero la actividad económica sólo creció 0.2 por ciento mensual, un tímido avance afectado por la contracción del sector industrial.

Es por eso que algunos grupos de análisis ya empiezan a recortar su pronóstico de crecimiento de la economía mexicana para este año, como Barclays, cuya previsión pasó de 3.3 a 2.6 por ciento.

El hecho es que el entorno económico de México sigue dando muestras de debilidad y los más recientes indicadores aún no ofrecen señales claras de recuperación, como lo advirtió el CEESP.

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
Las “líneas de defensa” del peso
Atínele al PIB: ¿quién da más… o menos?
El dilema de Banxico: ¿adelantarse o esperar?