Opinión

Que no nos asuste el dólar

 
1
 

 

Dólar y peso. (Especial)

El viernes pasado el tipo de cambio interbancario rozó 19 pesos por dólar, el nivel más elevado de los últimos seis meses.

Cuando el peso se deprecia, suenan las alarmas y hay quienes piensan que nuevamente estamos al borde de una situación como la que vivimos en las primeras semanas de este año.

Hay algunas analogías en los dos momentos, pero muchas diferencias.

Los dos momentos se parecen básicamente en una cosa.

La primera es que la fuente de incertidumbre que ha propiciado una depreciación de nuestra moneda frente al dólar es externa y tiene su origen en las políticas del gobierno de Estados Unidos (EU).

En las primeras semanas de este año había el temor de que, apenas llegando a la Casa Blanca, Trump fuera a repudiar el Tratado de Libre Comercio y a proponer el llamado BAT, impuesto transfronterizo, que amenazaba con impactar al comercio.

Ahora, el alza reciente del dólar tiene tras de sí la percepción de que las propuestas inaceptables que ha estado haciendo el gobierno norteamericano en la mesa de negociación del TLCAN llevarían en algún momento no muy lejano a que se hiciera efectivo el retiro de EU del Tratado.

Pero hasta allí están las analogías.

Hay profundas diferencias en los dos momentos.

Quizá la más importante de todas ellas es que los sectores productivos han observado que, aun sin el Tratado, sería factible mantener con relativa normalidad el comercio con Estados Unidos bajo la perspectiva de las reglas de la OMC.

Ya se ha dicho que una buena parte de las exportaciones mexicanas ya se hacen bajo los términos multilaterales más que los del TLCAN.

Otra diferencia es que el propio Trump se ha ido debilitando en Estados Unidos y que ya hay cuestionamientos respecto a si tiene o no la autoridad para decidir sacar a EU del Tratado.

En enero pasado, el impacto de una salida de EU hubiera sido mucho más serio. En este momento, no es que no fuera a tener impacto, pero sería más asimilable para la economía mexicana.

Quienes hablan de un tipo de cambio que se va a 24 pesos por dólar o más, tras una posible salida de EU del Tratado, exageran.

El nivel de casi 19 pesos por dólar al que nuestra moneda llegó el viernes pasado, en buena medida ya está descontando el efecto de la salida de EU.

Si las negociaciones fueran tersas y sin complicaciones mayores, quizás estaríamos todavía por debajo de 18 pesos por dólar.

Por otro lado, hay que recordar que en este tipo de eventos usualmente hay sobrerreacciones durante los primeros días o semanas, que gradualmente se borran cuando se dimensionan los impactos reales de las decisiones.

Le he dicho en diversas ocasiones en este espacio que, en el mediano plazo, quizás existe más riesgo para la estabilidad financiera del país en la posibilidad de que se emprendan políticas populistas en los siguientes años, en caso de que AMLO gane la elección y de que no haya dejado claro que mantendrá vigentes la reforma energética y la prudencia en el manejo de las finanzas públicas.

Allí puede haber más riesgo que en el fin del TLCAN.

36 AÑOS DE EL FINANCIERO
Ayer se cumplieron 36 años de que vio la luz el primer ejemplar de EL FINANCIERO impreso. Este diario ya es un referente indispensable en la historia periodística del país. Gracias a todos los que han colaborado en este esfuerzo a lo largo del tiempo. Y lo mejor está aún por venir.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
La duda que resta: cómo terminar
¿Puede el Congreso impedir a Trump salir del TLCAN?
Y después del TLCAN, ¿qué?