Opinión

¿Qué mueve
los escenarios del gobierno mexicano?

1
 

 

Plataforma

Están identificados al menos tres riesgos a la baja sobre el pronóstico de crecimiento económico de México para este año, que siguen recortándose.

Banamex redujo ayer su estimación de crecimiento de la economía mexicana para 2015 de 2.8 a 2.5 por ciento al advertir mayor debilidad.

Según funcionarios de la Secretaría de Hacienda, uno de los riesgos es el frágil crecimiento global, que es lo que ha estado moviendo los escenarios del gobierno.

La OCDE prevé un crecimiento del PIB global de 3.1 por ciento en 2015, menor al calculado en sus perspectivas de noviembre, de 3.7 por ciento.

La razón del ajuste es, en buena medida, la “debilidad inesperada” que se registró en el primer trimestre del año, influida por la fuerte desaceleración económica de Estados Unidos, el principal socio comercial de México.

Por el deterioro en la perspectiva para EU, Banamex recortó su pronóstico de crecimiento global para 2015 a 2.7 por ciento desde 2.9 previo.

Otro riesgo para México es el bajo precio del petróleo de exportación, que en los primeros cinco meses del año fue prácticamente 50 por ciento menor al de igual periodo de 2014.

Un riesgo más es la menor producción de petróleo, que en abril fue históricamente baja, afectada en parte por el accidente en una plataforma petrolera, aunque en mayo y en los primeros 14 días de junio tendió a recuperarse.

El panorama de menor precio de exportación del petróleo y menor producción de crudo derivó en el recorte presupuestal por 124 mil millones de pesos para este año anunciado por Hacienda en enero. Y esa es la razón por la que se prevé un recorte de gasto adicional para 2016 por 135 mil millones de pesos.

El ajuste al gasto es necesario para cumplir con la trayectoria de déficit público decreciente comprometida por el gobierno. Las fuentes hacendarias aseguran que “estamos en ruta” para cerrar el año con un déficit de 1.0 por ciento del PIB.

El siguiente paso es reducirlo a 0.5 por ciento del PIB en 2016 y la meta es llevar el balance público al equilibrio en 2017.

En la entrevista reciente con Bloomberg News en Bruselas, el presidente Enrique Peña reiteró su compromiso de equilibrar el presupuesto en dos años.

También refrendó su decisión de mantener la política de no aumentar impuestos, pese a la previsión de menores ingresos petroleros.

Los funcionarios de Hacienda consideran que el choque petrolero es permanente, pues los precios del crudo se van a quedar un buen rato donde están.

Por la parte del gasto, lo que les parece “muy relevante” es que su crecimiento está desacelerándose hacia la trayectoria prevista. En especial, destacan el comportamiento del gasto en servicios personales, que ya empezó a contenerse.

Aun así, probablemente se requieran ajustes al gasto adicionales para alcanzar el equilibrio fiscal en 2017, sobre todo si el crecimiento económico es menor al esperado, como todo parece indicar.

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
Otros tres años de mayoría priista... con muletas
“(La reforma educativa) no es negociable”: Chuayffet, en febrero
¿Cómo llega México a las elecciones?