Opinión

¿Qué hacer para crecer?

Qué hacer para crecer


Hay consenso en los malos resultados en materia de crecimiento económico en el país. El 0.28 por ciento de avance trimestral reportado el viernes por el INEGI; o el 1.8 por ciento de tasa anual en el primer trimestre, o la estimación anual de 2.7 por ciento hecha por la Secretaría de Hacienda; cualquiera de los datos que elijamos, resulta decepcionante.

Hay dos maneras de afrontar ese resultado. La primera es esperar sentados a que Estados Unidos crezca y nos jale, lo que al final de cuentas probablemente ocurrirá.

La segunda es generando acciones que aceleren el crecimiento en el corto plazo. Prender los motores.

Y dichas acciones nos corresponden a muchos, no sólo al gobierno.

Permítame hacer una breve lista de tareas.

-Del gobierno federal. Hay dos tipos de tareas. Primero: deben quitarse candados burocráticos al ejercicio del gasto público. No es posible que los recursos que ya están disponibles no puedan llegar a los proveedores del sector privado o a quienes realizan obras públicas. Y, claro, el gasto debe usarse honesta y eficientemente. Segundo: con base en los datos tributarios al primer semestre, Hacienda debería revisar si utiliza las facultades que la ley da al Ejecutivo para aliviar temporalmente la carga tributaria en la inversión y la generación de empleos.

-Del Legislativo. Debe dedicársele tiempo y energía a la discusión y aprobación de la legislación secundaria en energía y telecomunicaciones. No es posible que los pleitos partidistas o de grupo (¡o el Mundial!) generen semanas y meses de incertidumbre. Aunque los efectos directos de estas reformas quizás no se sientan de inmediato, su aprobación generará un ambiente de certidumbre que es esencial en este momento para el país.

-De los gobiernos locales. A veces se nos olvida que una gran parte del gasto público la ejercen las entidades federativas. Si éstas no se ponen en sintonía con la necesidad de ejercerlo de manera ágil y transparente, el esfuerzo va a ser insuficiente. Además requieren trabajar en estrategias para atraer inversiones nacionales y extranjeras.

-Del sistema financiero. La banca de desarrollo necesita acelerar el financiamiento. El saldo del financiamiento directo a las empresas hasta marzo, por parte de estos bancos, retrocedió respecto a diciembre. Necesita despegar ya. Además, los bancos comerciales requieren tomar más riesgos. El Banco de México podría usar sus nuevas facultades para incentivar a que se dé más crédito a las empresas.

-De los empresarios. Los empresarios deben tomar más riesgos. Hay muchos que lo hacen pero otros están a la espera de todas las garantías para invertir. Aun con elementos de incertidumbre, debe apostársele al mediano plazo del país y olvidarse de temores.

Y el telón de fondo es que se requiere una nueva certidumbre.

Algo así como un Pacto pero para crecer, que le dé nuevo brío al país.

El Financiero dedicará esta semana a dar espacio al debate que la sociedad mexicana se ha planteado en torno a qué hacer para crecer.

Bienvenidas las propuestas.

Twitter:
 @E_Q_