Opinión

¿Qué hacer cuando el trabajo no está seguro?

 
1
 

 

Preocupación. (blog.aprendeviendoterapia.com)

Aún cuando el país no está en recesión, sabemos que el crecimiento es insuficiente y podría impactar a muchos en la pérdida de su fuente de ingresos. Por eso es importante tener un plan ante esta eventualidad.

La posibilidad de perder el trabajo aqueja a todos los estratos sociales, desde el operario hasta ejecutivos con un alto nivel salarial y prestaciones, quienes pueden verse desempleados a una edad en la que se dificulta encontrar una actividad de la misma cuantía.

Los apuros se ven acrecentados en la medida en que se sobrestima el éxito con un mal manejo de las finanzas personales, al carecer de un 'colchón' de soporte de dinero para tal afectación. Peor aún, cuando se pierde el empleo y se sigue gastando en la misma magnitud, por querer mantener las apariencias, sin aceptar la nueva circunstancia.

El primer reto es mantener los gastos bajo control y establecer un nivel de ahorro como meta. La idea es construir reservas financieras para formar un fondo de contingencia que cubra por determinado tiempo los gastos de la familia.

La pregunta que nos debemos hacer es cuánto tiempo queremos tener de margen para encontrar trabajo sin tanto estrés.

Esto permitirá estar tranquilos a la hora de buscar una nueva posición.

Es tan sencillo de calcular como hacer una aproximación de los gastos y multiplicarlos por el número de meses de cobertura, digamos tres o seis meses. Es tan complicado de lograr como tener el tiempo para hacer la planeación y la constancia para acrecentar el ahorro.

Es fundamental redefinir la composición del portafolio de inversión hacia una cartera de riesgo moderado; porque si ya se tiene el inconveniente de perder el trabajo, más vale ser prudente, cuando menos hasta que todo se normalice.

Otro punto básico es administrar bien las deudas. Si eres de los que tienen ahorros y como quiera pagan el mínimo de las tarjetas, manteniendo un monto en forma permanente, no hay peor negocio. Mejor salda todo lo que sea factible, cuidando no perder la liquidez.

Otra sugerencia es evitar cancelar los seguros. Con regularidad se piensa que son gastos innecesarios, pero en realidad se está quitando la red de protección con la posibilidad de caer en posiciones catastróficas.

En todo caso, revalúa los montos de cobertura, los deducibles y coaseguros, con el fin de que baje la prima a pagar.

Analizar la eventualidad de perder el trabajo y estar preparado para ello te tranquilizará, en caso que te enfrentes a esta situación.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
Siete puntos para comprar vivienda por primera vez
Administración familiar por objetivos
Equidad de género en las finanzas personales