Opinión

¿Qué excusa tienes para arreglar tus finanzas?

 
1
 

 

Cartera con billetes.

“Desde que se inventaron las excusas, se acabaron los pretextos”, dice el refrán popular. Y bien aplica para las finanzas personales, que en muchas ocasiones están estancadas por razones poco convincentes.

Son un lastre para avanzar y debemos buscar la manera de romperlas.

1.- “No tengo tiempo para ocuparme de mis finanzas”. Resulta irónico como le dedicamos cuerpo y alma a la información de la empresa donde laboramos y olvidamos destinar un momento para analizar nuestras propias cuentas. La sugerencia es agendar, en promedio, al menos una hora a la semana para evaluar la perspectiva económica familiar y tomar resoluciones trascendentes, que al final del día se traducirán en un beneficio.

2.- “¿Cómo ahorro si no me alcanza para el gasto diario?” Comentario que se repite constantemente y con justa razón; sin embargo, hay tareas en las cuales se puede avanzar, como revisar la salida de dinero, el pago de deudas y gastos. Es común menospreciar las erogaciones “hormiga” y ahí existen áreas de oportunidad, además de evaluar una reestructuración de pasivos. Por otra parte, buscar alternativas para elevar los ingresos o cambiar de trabajo con el fin de revertir el problema.

3.- “Mi pareja no sabe cuidar el dinero”. Puede ser cierto, pero el punto central es la comunicación; tal vez falte una sensibilización sobre la afectación que provoca el hecho de gastar más allá de nuestra capacidad económica. Habla con tu pareja de una forma constructiva y lleguen a acuerdos relevantes para ambos.

4.- “No me interesa el dinero”. Ya sea por vocación o ideología pensemos que las finanzas son irrelevantes, pero al final del día vivimos (queramos o no) en un libre mercado donde los satisfactores básicos dependen de la capacidad del ingreso. Sin profundizar, es posible hacer avances que agradecerá la familia y tú mismo, sobre todo cuando estés en una situación de vulnerabilidad como es una enfermedad o la vejez.

5.- “No tengo fuerza de voluntad para ahorrar”. Es válido reconocer una debilidad como esta y lo mejor para vencerla es forzarse a llevarlo a cabo.

Hay planes de inversión voluntario en las Afores o en otro tipo de sociedades de inversión que de manera automática descuentan una cantidad de los ingresos para ahorrar. También se puede optar por un seguro de vida con recuperación.

Como podemos ver, no hay excusa que valga y siempre habrá una salida para avanzar en el terreno de las finanzas personales.

Twitter:@finanzasparami

También te puede interesar:

Cuatro consejos para invertir en la Bolsa

Aterriza tu planeación financiera personal

Cuidado con los 'asesores' financieros