Opinión

¿Qué esperamos de la Comisión de Cambios?

 
1
 

 

dólar

El entorno de los mercados financieros globales se está enrareciendo recientemente. Los índices de los mercados accionarios de Nueva York acumulan prácticamente un año de no rebasar sus máximos previos, lo que estadísticamente pudiera significar el agotamiento del bull market de largo plazo que inició desde 2009. Sin embargo, y a pesar de una importante contracción en las utilidades de las empresas al primer trimestre, no estamos viendo aún señales de inicio de un mercado a la baja de largo plazo.

El rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años aumentó en la última semana 15 puntos base, de 1.70 por ciento anual a 1.85 por ciento. Los swaps de tasas subieron la probabilidad de un incremento próximo en la tasa de Fondos Federales por parte de la Reserva Federal de 4.0 por ciento que registraron al conocerse el dato de la nómina no agrícola de abril de solo 160 mil plazas creadas, el pasado 6 de mayo, a 32 por ciento después de la publicación de la minuta de la última reunión del Comité de Mercado Abierto el miércoles pasado, y el 28 por ciento al cierre del viernes pasado. Esta reacción alcista de tasas se ha venido retroalimentando al conocerse buenos datos de la economía de Estados Unidos (EU), incluyendo un crecimiento en el sector industrial de abril, que acumulaba siete meses de contracción continua.

Consecuentemente, estamos viendo en las últimas dos semanas una nueva tendencia alcista generalizada del dólar frente a todas las divisas.

De particular interés nos resalta el hecho de que el peso mexicano ha sido una de las monedas de mayor depreciación frente al dólar en las últimas tres semanas, a pesar del fuerte incremento de los precios del petróleo. La tradicional correlación inversa entre el precio del WTI y la cotización del peso mexicano se ha perdido totalmente. ¿Existe alguna razón fundamental para esta nueva debilidad del peso mexicano?

No lo creemos. La economía mexicana creció 2.8 por ciento anual en el primer trimestre. Muy por arriba de lo que están creciendo diversas economías como la de EU. El saldo de la balanza comercial no presenta un déficit preocupante. Las reservas internacionales se ubican en 177 mil millones de dólares, superando todavía por mil millones al saldo de la deuda externa del sector público.

Los anuncios que se han hecho por parte de la Secretaría de Hacienda de ajustes en el presupuesto para este y el próximo año nos garantizan que el gobierno logre restablecer un superávit primario. Así que tampoco la devaluación responde a una pérdida de confianza por un déficit inmanejable en las finanzas públicas. El rescate de Pemex es un evento que aún no se ha completado, dado que no se ha presentado un programa de desincorporación de activos, y todavía se le deben 40 mil millones de pesos a los proveedores grandes, pero esto tampoco es un detonador de la devaluación.

La respuesta está en parte en la tenencia de valores gubernamentales entre residentes en el extranjero que reporta el Banco de México y que muestra una disminución de alrededor de 125 mil millones de pesos en el año, hasta el pasado 11 de mayo. Una salida neta de alrededor de siete mil millones de dólares. Han salido 10 mil millones de dólares de Cetes, pero han entrado tres mil millones a Bonos M de largo plazo. En otras palabras, está saliendo algo de dinero del país, pero no de los ciudadanos, sino de los inversionistas financieros internacionales.

¿Debería la Comisión de Cambios actuar ya para contener esta especulación contra el peso mexicano?

Aunque el Banco de México ha expresado que puede volver a aumentar su tasa de referencia en cualquier momento y puede intervenir discrecionalmente en el mercado aventando divisas de nuestras reservas, ha dejado que el dólar aumente casi a los niveles máximos registrados en febrero, cuando la mezcla mexicana de exportación de petróleo se encontraba en alrededor de 20 dólares por barril.

Nuestra percepción es que la autoridad está guardado sus municiones para la tormenta que viene. Empezamos con el 3 de junio en donde conoceremos el dato de la creación de puestos de trabajo en Estados Unidos para mayo; el 5 se llevarán a cabo las elecciones en México; después tendremos la reunión de la Reserva Federal el 14 y 15; unos días después, el 23 de junio, el referéndum sobre el Brexit en el Reino Unido.

Creemos que la Comisión de Cambios va a actuar pronto, cuando el dólar se acerque a los 19 pesos, pero creemos que el mensaje debe ser contundente, como el que se realizó el 17 de febrero.

Twitter: @EOFarrillS59

También te puede interesar:
La volatilidad que viene y las tasas negativas
Empleo en EU y el extraño patrón de los mercados
La cumbre petrolera de Doha, escenarios posibles