Opinión

Que EPN viaje más, y más, y más...

   
1
   

  

Avión Presidencial. (Cuartoscuro)

Han habido críticas a Enrique Peña Nieto por viajar. Dejemos a un lado, por esta ocasión, los fundados reclamos cuando el mandatario mexicano lleva comitivas desmedidas o privilegia destinos lejanos a los más importantes intereses de México. Independientemente de eso, hay que pedir que el presidente viaje más, mucho más, porque al menos allende nuestras fronteras el mexiquense da ruedas de prensa, y al menos allá se expone a que le pregunten por temas álgidos, como los derechos humanos y la corrupción.

Ese fue el caso el día de ayer en Quebec, donde a pesar de las cortesías del primer ministro Philippe Couillard, Peña Nieto fue cuestionado por dos reporteros de Canadá por temas de derechos humanos y corrupción.

El presidente capoteó sin mayor problema los cuestionamientos de los periodistas extranjeros (¿entonces, si sí lo preparan, para qué lo esconden? Flaco favor le hacen sus asesores). Y al responder a la pregunta del enviado de Notimex, que cuestionó sobre el diálogo con la CNTE, Peña Nieto dio una respuesta muy interesante sobre los hechos de Nochixtlán.

“Con el tema de Oaxaca, yo quisiera reiterar”, dijo el presidente. “Primero: el gobierno de México lamenta profundamente que en estos hechos de diferencia en lo que ha sido la aplicación de la reforma educativa, lamenta profundamente que se haya ya presentado un caso en el que lamentablemente hubiera pérdida de vidas humanas.

“Sobre ese tema en particular, el gobierno de la República ya se ha pronunciado, para que se haga una amplia investigación ahí, por parte de las autoridades, con la participación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y se deslinde cualquier responsabilidad.

“Yo quiero decir que este no es el primer evento en el que el Estado ha tenido que recurrir al uso de la fuerza pública para mantener el orden y la tranquilidad social.

“Que muy lamentablemente este desencadenó el hecho ocurrido en Oaxaca, hace poco más de una semana, en la pérdida de vidas humanas, y ello debe llevar a definir responsables y a sancionar a los mismos”.

Peña Nieto reivindicó el uso de la fuerza y, al mismo tiempo, reconoció que ésta ha dado como resultado, al menos en Nochixtlán, la muerte de personas.

La cuestión ahora es determinar, como lo ha ofrecido Peña Nieto, quiénes son los responsables de ese trágico resultado de la intervención policial en Oaxaca.

Y ahí es donde su gobierno se empieza a enredar. Porque si bien es cierto que Peña Nieto reitera que habrá una investigación oficial (hace una semana eso mismo ofreció la Segob), también es necesario destacar que el silencio de su gobierno en los últimos días contrasta con trabajos periodísticos que a base de buen reporteo han venido ofreciendo documentos (videos) y testimonios que ponen en entredicho la versión del jefe de la Policía, Enrique Galindo, de que los federales fueron emboscados.

El día de ayer, por ejemplo, el sitio Animal Político presentó el segundo de tres reportajes especiales que reconstruyen el trágico desastre de Nochixtlán, donde nada cuadra con la versión oficial (preliminar, es cierto) dada por el gobierno de Peña Nieto.

Qué bueno que viaje el presidente, qué bueno que (como ayer) dos reporteros extranjeros puedan preguntarle sobre derechos humanos y corrupción.

Porque a pesar del buen trabajo que realizan, no creo que el presidente Peña Nieto lea Animal Político. Y menos creo que les vaya a dar pronto una entrevista.

Pero los periodistas extranjeros (en general) sí leen, y ellos le pueden preguntar a Peña lo que acá no. Por eso, que viaje Peña.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
Zócalo, SA
Arne y el calderonismo de bolsillo
El presidente sin gabinete