Opinión

¿Qué anuncia el peso: vida o muerte del TLCAN?

 
1
 

 

Volado

El peso mexicano tomó ayer un respiro tras 11 jornadas de pérdidas ante el dólar estadounidense, en las que acumuló una depreciación de casi 5.0 por ciento.

Fue la peor racha perdedora de la moneda nacional en lo que va del año y, de hecho, desde mayo de 2012.

Todavía ayer en la mañana, la cotización del tipo de cambio en operaciones al mayoreo llegó 19.16 pesos por dólar –nivel no visto desde principios de mayo– y a partir de ese pico regresó hacia 18.80 tras el cierre.

El peso se recuperó una vez que concluyó la cuarta ronda de negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que por el momento alejó el ‘fantasma’ de una ruptura, pese a las marcadas diferencias de Estados Unidos (EU) con México y Canadá.

La debilidad del peso de los últimos días respondió a la incertidumbre respecto al resultado de las negociaciones del TLCAN.

En el mercado hay preocupaciones en torno a los temas puestos sobre la mesa por EU en la cuarta ronda de negociaciones del TLCAN.

Uno es la propuesta de la administración Trump de una cláusula de extinción o sunset para que cada cinco años se termine el TLCAN, a menos de que los tres socios estén dispuestos a prorrogarlo.

Otro es modificar las reglas de origen en la industria automotriz para incrementar el porcentaje de contenido regional del actual 62.5 a 85 por ciento, donde además 50 por ciento tendría que ser de componentes estadounidenses.

La propuesta de EU podría afectar la inversión y las cadenas de suministro en el sector automotor.

“De por sí, la regla actual de 62.5 por ciento es de las más altas a nivel mundial”, dijo al reportero Antonio Ortiz-Mena, asesor senior de la consultora Albright Stonebridge en Washington.

“Aun así, hay empresas que hoy en día prefieren pagar un pequeño arancel y no tener que cumplir las reglas de origen”, abundó el también negociador original del TLCAN.

“Si se aumenta el requisito a 85 por ciento, lo que va a suceder es que aún más empresas van a decir ‘no me convienen las reglas del TLCAN y voy a comerciar con las normas de la OMC’”, anticipó.

“El segundo problema es la idea de que haya un contenido no sólo regional sino de país, lo que es inédito y generaría mucha incertidumbre y complejidad para las empresas”, dijo Ortiz-Mena.

Sobre la cláusula sunset, señaló que el objetivo principal del TLCAN es generar certidumbre, que incluso es más importante que el nivel arancelario para los productos, que en este caso ya es de cero.

“Lo que hace esta cláusula es generar una enorme incertidumbre”, enfatizó el experto en comercio.

La posibilidad de un resultado adverso para México en las negociaciones del TLCAN es lo que ha influido en el comportamiento del tipo de cambio.

A eso se suman las pistas sobre los próximos pasos que tomará la Reserva Federal de EU, que sugieren un incremento de su tasa de interés antes de que finalice el año.

“Ya está descontado un poco eso, que es lo que quizás explique el movimiento de casi 18.30 pesos por dólar que vimos hace unos meses a 18.70”, dijo Marco Oviedo, jefe de investigación económica para América Latina de Barclays.

En su opinión, el ajuste extra de 18.70 a 19.05 pesos por dólar reflejó que los riesgos de que se caiga la negociación e incluso el TLCAN son más altos y están siendo incorporados por el mercado.

Por lo pronto, el regreso que tuvo ayer el tipo de cambio de 19.15 a 18.80 pesos anuncia que la renegociación del TLCAN continúa, lo que no significa que se apaguen las voces o amenazas de ruptura. 

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
Siete días de tensión en Washington
​Presión a la competitividad fiscal de México
¿Cuánto ‘temblará’ la economía por los sismos?