Opinión

Pymes vs. Trump

 
1
 

 

Donald Trump

No suena nada mal que los mexicanos decidamos organizarnos entorno al consumo de los productos y servicios de nuestro tejido empresarial como respuesta a un contexto internacional que se antoja al menos complejo o quizá hasta adverso con la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos.

Así invitan mensajes que la ciudadanía ha hecho circular por las redes sociales: mantener la dignidad, asumir una actitud proactiva y consumir, comprometidamente, productos nacionales, producidos de empresas mexicanas o establecidas en México y que emplean a mexicanos.

Le haría muy bien el intento al complejo productivo mexicano compuesto fundamentalmente por empresas Pyme. Recuerde que Mipymes son nada más el 99.8 por ciento de las unidades económicas en territorio nacional. Las micro, con hasta 10 trabajadores, representan 97.5 por ciento del total.

Esas empresas micro, pequeñas o medianas soportan casi ocho de cada 10 empleos formales. De las micro empresas tradicionales, más de 90 por ciento son alternativas empresariales que mantienen al empresario y su familia en la tabla de la sobrevivencia.

Comprar en la tienda de la esquina no es mala idea.

Busquemos intencionalmente conceder el beneficio de nuestro consumo a segmentos empresariales mexicanos. No los sacará de ninguna crisis pero ese consumo los mantendrá flotando sobre una tabla un poco más robusta.

Nadie sabe a ciencia cierta qué políticas habrá de aplicar el sucesor de Barak Obama pero no sobra el que prefiramos adquirir productos mexicanos y evitemos adquirir, hasta donde posible, los extranjeros. No por falso chovinismo, sino por una cuestión de elemental lógica.

No apoyar a lo nuestro garantizaría ahondar nuestra crisis. Analistas que publican en este diario afirman como probable que el año entrante la economía enfrente una recesión.

Quien diga que lo importado no pinta como producto final, valdría remitirlo a la cifra que arroja el Inegi y que señala que en los primeros nueve meses del presente año, en cuanto a bienes de consumo, importamos una cantidad cercana a 41 mil millones de dólares. El equivalente en pesos a 10 mil millones de dólares no vendrían mal en las cajas registradoras de empresas mexicanas.

Podrán decir que es populismo pero, ¿por qué no intentarlo? Si en otras ocasiones hemos sido capaces de apoyar a quienes han sido víctimas de desastres naturales, por qué no conceder seis meses de este tipo de esfuerzos en favor de las empresas mexicanas pequeñas?

También pudiera pedirse que las grandes cadenas de supermercados y las tiendas departamentales redujeran su tiempo de pago a sus proveedores Pyme (de 90 a 30 días), que son la mayoría, cosa que además de absolutamente justa es, en esa misma categoría, impensable. Pero nosotros, consumidores, sí podemos hacer un esfuerzo.

Cuando el dirigente de los productores de arroz, Pedro Alejandro Díaz Hart me confió que el IMSS, el ISSSTE, el Ejército Mexicano o la Marina compraban arroz norteamericano importado desde tierras asiáticas mientras en las bodegas de Campeche se echaban a perder miles de kilogramos de arroz mexicano de mejor calidad, de mucha mayor calidad, hicimos un exhorto a que las amas de casa y los grandes compradores institucionales del gobierno compraran arroz mexicano en lugar del importado.

¿Sabe qué paso? Que con el tiempo fue más y más difícil leer las etiquetas o la información referente al origen del arroz.

Desconozco si 'pintaría' este esfuerzo o si como se dice en los exhortos de redes sociales una sustitución en la compra de productos extranjeros por nacionales puede representar una derrama de 70 mil millones de pesos mensuales a nuestra economía, pero no parece inútil un esfuerzo en ese sentido.

¿No cree que Trump intentará lo mismo? ¿No cree que comenzará la reconstrucción de la gran América con un exhorto a darle la espalda a lo importado?

¿Por qué no aprovechar esta coyuntura presumiblemente adversa para mirar hacia adentro y darle la confianza a las Pymes nacionales?

O, ¿será mejor sentarnos y cruzarnos de brazos?

Twitter: @ETORREBLANCAJ

Correo:direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar:
La anécdota de Hillary Clinton con una Pyme mexicana
Micro empresas, asunto de seguridad nacional
México defiende a micro empresas ante OCDE