Opinión

Pymes: Mirad al sur

 
1
 

 

trump

No son pocas las voces que se envalentonan y afirman que lo que mejor pudo pasarnos es que Trump llegara al poder. El portazo de Donaldo hacia México se reitera en cada decisión, en cada elección de colaboradores, en cada minuto en el que se acerca su toma de posesión.

Sacaremos fortaleza de nuestras capacidades, aprenderemos a aprovechar áreas de oportunidad y demostraremos que el consumidor mexicano comprometido favorecerá a nuestras empresas consumiendo lo nacional primero.

Nos va a ir mejor a la postre, están convencidos.

Otra posición no es tan optimista. Saca el fuete y se golpea a las espaldas por nuestra miopía histórica. Aporto cifras de EDUARDO SOJO, colaborador de El Financiero y pieza fundamental para entender el prestigio que llego a tener el INEGI y que ahora parece ponerse en duda.

A finales de 1993 el 82.6% de nuestras exportaciones estaban orientadas hacia Estados Unidos. Veintitrés años después el 81.1% de nuestras ventas al exterior siguen teniendo como destino la Unión Americana.

O sea que en 23 años fuimos capaces de reducir nuestra dependencia en materia de comercio exterior tan solo 1.5 puntos porcentuales. En uno de nuestros casi 40 acuerdos comerciales concentramos el grueso de nuestros huevos.

Si hablamos de exportaciones no petroleras, el resultado no es muy distinto. En 1993 el 85.7% iban hacia Estados Unidos y 23 años después el 82.6% lo hicieron al mismo destino.

Convertimos a Estados Unidos en nuestra zona de confort.

Y dimos la espalda a Latinoamérica. Y entre ellos al “Gran Caribe”, Centroamérica incluida, región de AL que sostiene tasas de crecimiento económico mucho más estables y altas que México porque hicieron del comercio intrarregional su segundo mercado.

Para todas las naciones de Centroamérica Estados Unidos es su primer socio comercial pero los segundos son en conjunto los países de la zona.

¿Nos habrán perdonado? Afirman que nunca nos recriminaron ni en silencio, cosa que por supuesto es mentira. Siempre se pensó que México había dejado a América Latina “colgada de la brocha” a partir de su liga comercial con Estados Unidos y Canadá.

Cierto o no, parece momento propicio para acercarnos de nuevo hacia América Latina con la ventaja de que es un mercado más “a modo” del potencial exportador de las Pequeñas empresas e incluso de algunas micro vinculadas con tecnologías de información.

Lo señalan los estrategas de ProMéxico quienes trabajan en cursos semanales de capacitación en línea para atender las dudas que las potenciales exportadores de dimensiones pequeñas o quienes han estructurado un servicio que consiste en asignarles a las Pymes a un promotor de sus exportaciones en los mercados a los que piensan llegar para que el especialista, recién egresado de carreras profesionales afines al comercio exterior, durante seis meses efectúe en otros países del mundo trabajos que concreten la presencia de las exportaciones de empresas mexicanas. Gran parte del cargo la asume ProMéxico.

Si le inteligencia no fuera un activo poco abundante en las Pymes las que tienen ENORME potencial desperdiciado, pudieran aprovechar estos meses de incertidumbre para contemplar dar el paso hacia la exportación en beneficio de sus procesos de consolidación.

Las pequeñas empresas (las micro difícilmente pueden acceder a mercados internacionales) tienen que informarse, tienen que aprender a aprovechar las políticas públicas implementadas en su favor y abarcar nuevos mercados para reducir su vulnerabilidad ante las variables sobre las que no tienen capacidad alguna de influir.

Estar presentes en mercados a los que les dimos las espaldas.

Para tener acceso a detalles de los programas mencionados acceder al sitio www.promexico.mx

Twitter:@ETORREBLANCAJ

Correo:direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar:

Cancún, el “palais des sommaire”

Construcción en infraestructura agoniza

Trump y su sombra en el Gran Caribe