Opinión

Pymes mexicanas en el contexto del TPP

 
1
 

 

Pan (Cuartoscuro)

Satisfecho se vio el secretario de Economía al anunciar la conclusión de trabajos de negociación del TPP al que México fue invitado por Estados Unidos a participar en los procesos de negociación en 2012.

Se esperan muchos beneficios para la nación, inversiones, puertas abiertas al comercio y más dólares en comercio internacional a ritmos superiores a los 150 mil mdd en cinco años para el caso de México.

El acuerdo multinacional es para la administración de Peña Nieto lo que el TLC norteamericano fue para Carlos Salinas de Gortari.

Por dos versiones distintas de muy buen nivel supe que la idea del TLC fue sugerida por Margaret Tatcher a Carlos Salinas de Gortari durante uno de los encuentros entre los mandatarios en Davos. El presidente entonces, sin un pelo de tonto, lo primero que hizo al llegar a su habitación fue comunicarse con su titular de Comercio para pedirle de inmediato se reuniera con sus similar de Estados Unidos para plantear la idea. Canadá fue invitado de inmediato cuando la sugerencia fue conocida. Fue el acuerdo más importante del proceso de globalización económica conocido entonces y de hecho abrió la puerta a los subsecuentes.

Pero el TPP por mucho supera en dimensiones y trascendencia lo que en su momento fue el histórico NAFTA por sus siglas en inglés.

Con el TLC norteamericano nació también una “casta” de negociadores mexicanos con habilidades reconocidas mundialmente y que, debemos suponer, fueron parte importante de las negociaciones por parte del equipo mexicano en los trabajos del TPP.

Lamentablemente los convocados al TPP acordaron mantener en casi absoluto secreto los avances de las negociaciones que concluyeron hace algunas horas y los detalles de lo acordado no se conoce aunque falta poco tiempo para que ello se tenga que abrir una vez que la soberanía legislativa en el Senado tendrá que autorizar lo que la letra del acuerdo implique para México.

Imposible la idea de mantener lo comprometido en secreto. Impensable.

Lo cierto es que, sin “querer queriendo” como dice el clásico, las Pymes mexicanas estarán involucradas indirectamente en lo que la dinámica del tratado implique para nuestro país.

Alertan de agresivos postulados en el terreno de la propiedad intelectual y también resultantes lesivas a la industria de medicamentos genéricos, con ventajas a las patentes de las medicinas de marca, los procedimientos científicos para comprobar capacidades curativas de los fármacos e incluso de patentes en procedimientos quirúrgicos en medicina así como uso de tecnologías involucradas en ellos. Se habla de lácteos y resistencias a reconocer las denominaciones de origen como mecanismos de defensa productiva.

Falta poco para que tenga que conocerse lo negociado por lo que bordar en supuestos parece ahora muy ocioso. Lo que sí es cierto es que a los intereses de multinacionales deberá anteponerse la soberanía productiva nacional, la planta industrial y productiva en el campo y los intereses del trabajo mexicano.

Deberá contener beneficios para el país, indudablemente, pero también riesgos que deberán estimarse de manera responsable y clara. Siendo la Pyme célula básica para nuestra economía y cualquier otra en el mundo, el TPP deberá favorecer el entramado productivo en el país procurado una mayor participación dentro de las cadenas productivas nacionales impactadas.

El TLC nos dejó fuertes experiencias donde cadenas productivas en su escasa preparación permitieron en algunos casos el desmantelamiento de nuestra planta productiva. Que no suceda nuevamente en lo que nos resta de oportunidades.

Twitter: @ETORREBLANCAJ

Correo: direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar:
Criminalidad organizada aborda a locatarios en mercados públicos de la CDMX
Mexicana, la startup que consigue calentadores solares de vocación mixta
Startup trabaja en “taxis aéreos” para ciudades de tráfico denso