Opinión

Pyme mexicana obtiene brazalete que envidiaría “Iron Man”


 
 
Mexicano, el primer dispositivo mundial para vigilar y analizar de manera continua los signos vitales de personas de la tercera edad o enfermos de cardiopatías u otros padecimientos.
Se trata, por el momento, de un dispositivo que se coloca en el antebrazo y que ocupa el 40 por ciento de él realizando, en su contacto con la piel, diversas mediciones algorítmicas.
Estas mediciones son enviadas a un centro de atención a estos pacientes de tal manera que la sola amenaza de un infarto, un pulso acelerado, la falta de movimiento o la suspensión súbita de él o la elevación de temperatura pueden desencadenar de inmediata reacción de un servicio de seguimiento médico especializado que puede llegar a salvarle la vida a un paciente por la sola e inmediata reacción ante estos indicadores.
Un dispositivo que por el momento sería la envidia de un súper héroe global como los que ahora, salidos de las caricaturas que leímos de niños, se pueden encontrar en la cinematografía hollywoodense.
Iron man, al menos, lo compraría sin duda alguna.
El proyecto está en el proceso de reducir el tamaño del dispositivo para dejarlo en un tamaño que sería equivalente a dos relojes en la muñeca del paciente.
Este futuro brazalete del que, según se sabe, no hay otro en el mundo con la versatilidad del desarrollo mexicano ha sido posible gracias a la intervención de seis mexicanos reunidos en la empresa MATERSYS GROUP y que como responsable del desarrollo está un científico mexicano sonorense, si no mal recuerdo, de nombre BENJAMÍN MORALES.
Este joven es uno de los científicos mexicanos que caminan a la vanguardia mundial en temas tan sofisticados como la medición y entendimiento de los procesos, digamos naturales, que derivan en la llegada a la tierra de radiación cósmica.
Este joven científico mexicano de reconocimiento mundial fue quien planteó para su obtención de grado de doctorado posiciones de comprobación científica muy avanzadas para entender el proceso de la radiación cósmica, causas, consecuencias y posibles beneficios para la humanidad.
Gracias a su especialidad, muy ligada al manejo avanzada de la computación en mediciones altamente sofisticadas pudo incorporarse a este proyecto en septiembre del 2010 para justificar una primera línea de apoyo del Conacyt por dos y medio millones de pesos.
Se trata de una innovación radical que pudiera llegar al producto final poco antes de los dos años si se consigue un apoyo de 15 millones de pesos de los cuales parte serán concedidos por el propio Conacyt. Se busca posibles inversionistas en capital de riesgo.
 
Este muchacho científico planteó a partir del conocimiento pleno de algoritmos y su medición de la radiación cósmica, la manera de leer arritmias cardiacas, anomalías en el patrón de comportamiento de ese músculo fundamental como lo resulta el corazón. Mide movimiento o la súbita suspensión de ellos que sugiere caídas o infartos, es capaz de medir temperatura del cuerpo e incluso informaciones más sofisticadas del sistema vascular que permiten prevenir o anticipar procesos que ponen en riesgo la vida de quien lo porta.