Opinión

Puig y las detenciones que nada valen

     
1
 

   

Carlos Puig

No se necesita ser de Reynosa para saber que cuando el gobierno habla de que detuvo o abatió a un objetivo prioritario de su lista de los grupos delincuenciales, lo siguiente será una escalada de violencia: más sangre, más muerte; y para nada más tranquilidad.

Así, por una parte la Procuraduría General de la República presume que el gobierno federal ha capturado o abatido a 106 de 122 objetivos prioritarios (http://bit.ly/2qJVonb), pero por otra el propio presidente de la República reconoce que en homicidios estamos tan mal como el peor año de Calderón (algo así dijo la semana pasada frente a los gobernadores).

A pesar de todo lo anterior, uno tendería a pensar que es buena noticia, antes que mala noticia, la detención de un criminal. O uno tendería a pensar eso hasta que viene la realidad y desmiente tal noción, como lo mostró anoche Carlos Puig en su noticiario de televisión en Milenio.

Con lo que vimos anoche resulta claro que una detención de esas que se anuncian con bombo y platillo puede significar bien poco, o nada, para quienes creen que la cárcel se inventó con el fin de anular la capacidad perniciosa de un presunto criminal. Y de hacer que el detenido pague un castigo e incluso se rehabilite socialmente, ni hablar.

Este lunes Puig exhibió la crudeza de eso llamado autogobierno de una cárcel. Dicho de otra manera, nos ilustró sobre lo que significa ausencia del Estado en el lugar donde precisamente al Estado se le dan más ventajas para tener un control total.

Porque de que nuestras cárceles no sirven teníamos pocas dudas. Pero de cuán podridas están, ahora tenemos una muestra clara.

Ayer pudimos ver en la pantalla de Con Puig a las Diez que una fiesta adentro del penal de Puente Grande en Jalisco en nada -nada es nada- desmerece frente a una gran pachanga de quien goza de libertad.

El desfile de imágenes derrota cualquier incredulidad: ¿Bebida? Corre whisky sin medida. ¿Música? No toca uno, sino varios grupos de banda, entre ellos Los Buchones de Culiacán. ¿Mujeres? Hay mujeres. ¿Amigos? Muchos amigos.

Pero también hay celulares, muchos celulares, y hay radios de comunicación en demasiadas manos, y hay gente con esas bolsas negras que uno sabe que esconden un arma de alto calibre. ¿Qué no había? Un Estado digno de ese nombre.

Es la vida en una cárcel mexicana en un día de fiesta de un interno que es homenajeado por todos, reclusos y visitantes, y que incluyó tacos como corresponde a una borrachera digna de ese nombre.

Cuando lo detuvieron, en enero de 2010, la Fiscalía de Jalisco anunció que a José Luis Gutiérrez Valencia, Don Chelo, le habían decomisado “un lanzagranadas (que de acuerdo con los peritajes resultó haber sido usada recientemente), un fusil AR-15, un fusil AK-47, tres pistolas calibre .38 súper, tres pistolas calibre 9 mm, una pistola calibre .25, una pistola calibre .380 y cinco granadas calibre .40”. Además de dinero, casi 50 mil pesos, con el que intentó sobornar a los policías para que lo dejaran libre. (http://bit.ly/2peBf8M)

No logró su libertad, pero en la cárcel de Puente Grande Don Chelo, ligado al cartel más poderoso de México, está como en su momento Pablo Escobar estaba en la prisión de La Catedral: a sus anchas.

Tengamos claro: tras una detención supuestamente importante otros pelearán su lugar, pero para el detenido se tratará sólo de un cambio de sede de su centro de operaciones, incluidos sus eventos sociales.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
#Capufeleaks: El silencio de Benito Neme
Pobrecito Luis Miguel
Querida Conago, un favor: quédate con Mancera