Opinión

Publica México la lista de Indicaciones Geográficas europeas para consulta

22 agosto 2017 22:1
 
1
 

 

Tomates

El pasado 10 de agosto se publicó finalmente en el Diario Oficial la lista de Indicaciones geográficas que la Unión Europea pretende proteger en México, en el marco del Tratado de Libre Comercio que ambas partes negocian desde inicios de este año.

La publicación tiene el propósito formal de someter a consulta la procedencia de dicha protección, en función de derechos preexistentes en nuestro país.

La formalización de este punto en las negociaciones del acuerdo tiene una variedad de lecturas que contempla, dentro de la lista de graves daños colaterales, la supervivencia de muchas de las empresas dedicadas a la producción de quesos en el país.

No es que los nombres de este tipo de productos sean las únicas indicaciones geográficas incluidas en la lista de más de 350 productos, pero sí representan, sin duda, los de mayor conflicto de acuerdo a los antecedentes de comercialización en México. En particular, en la lista aparecen nombres como Manchego, Gruyere, Feta, Roquefort, Gorgonzola y Parmigiano Reggiano, entre otros.

El primer elemento de amplio cuestionamiento, es el relativo a la forma en la que México pretende ofertar la protección a su contraparte europea, de una figura, la de las Indicaciones geográficas, que no está prevista en su ley interna.

Es cierto que nuestro país gestiona ya en el Congreso una reforma que contempla la incorporación de esta institución a la Ley de la Propiedad industrial, pero es también cierto que otros proyectos similares se han descarrilado en etapas avanzadas del proceso legislativo.

Si la protección se otorga, y la ley no se emite, será interesante definir como se interpreta por las autoridades la obligación de “proteger”, sin una legislación interna que lo reglamente.

Otro aspecto que adereza la discusión, es la clara llamada de atención que Estados Unidos ha formulado sobre esta intención de que México reconozca Indicaciones geográficas europeas, las cuales representan una grave afrenta para los intereses de los productores del vecino país.

De cara a la inminente renegociación del TLCAN, esta concesión deberá ser “pagada” en otro tipo de renglones comerciales a nuestro “socio mayoritario”.

Finalmente, el tercer elemento que merece atención es la mirada de este decreto desde el filtro de su “constitucionalidad”, pues habrá quien encuentre toda suerte de violaciones a nuestro orden jurídico al limitar derechos de particulares, a través de figuras no contempladas en nuestra legislación interna.

Por ahora, el plazo de dos meses que el propio Acuerdo determina para formular objeciones a los nombres de la lista está corriendo, y los posibles afectados deberán aportar toda clase de pruebas para soportar sus observaciones. De lo contrario, el mercado de estos productos se modificará para siempre en México, y las Indicaciones geográficas habrán colocado su bandera en la cima del Popocatepetl.

Correo: mjalife@jcip.mx

También te puede interesar:
Logra Cacao Grijalva registro internacional
Cuestiona TLCAN observancia de derechos en México
El efecto TLC en propiedad intelectual