Opinión

‘Proyectos de Estado’ (I)

 
1
 

 

voto

Frecuentemente hablamos de políticas de Estado como aquellas que trascienden los gobiernos, los colores partidistas y las ideologías. Este tipo de políticas pasan necesariamente por el poder legislativo y su calificativo de Estado se las da el tiempo. En nuestro pasado de partido único la prueba del tiempo pasaba por los debates al interior del PRI y la visión personal de cada Presidente. En la nueva democracia la prueba del tiempo es más difícil de conseguir. No siempre le damos a las políticas públicas el tiempo suficiente para aquilatar su valor.

En la contienda electoral del año entrante las políticas de Estado se van a expresar como coincidencias entre los candidatos. Me parece que no debemos perder la oportunidad para identificar también ‘proyectos de Estado’, es decir, proyectos que tienen un principio y un fin, pero que su consecución rebasa los límites temporales de un gobierno.

La semana pasada tuve la oportunidad de asistir a un evento que tenía que ver con la certeza en la propiedad de la tierra, elemento central para la estabilidad social, la disminución de la violencia, el cuidado del medio ambiente y la inversión productiva.

El trabajo inició en 1992 con el lanzamiento del Programa de Certificación de Derechos Ejidales y Titulación de Solares (PROCEDE), que fue ejecutado por varias dependencias, la Secretaría de la Reforma Agraria, la Procuraduría Agraria, el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática y el Registro Agrario Nacional, y termina con la presentación del Servicio Público de Información del Registro Agrario Nacional en datos abiertos, lo que es fundamental para que la información pueda ser de utilidad para tomar decisiones.

De acuerdo con la Coordinación de Estrategia Digital Nacional de la Presidencia de la República se trata de las bases de datos más utilizadas en la plataforma datos.gob.mx. Salvo por la que por ley debe ser protegida, el RAN ha hecho pública toda la información relativa a los polígonos y datos de núcleos agrarios, así como el historial de las transmisiones de derechos que sobre las parcelas se han efectuado.

El PROCEDE tenía como objetivo principal el dar certidumbre jurídica a la tenencia de la tierra a través de la entrega de certificados parcelarios y/o certificados de derechos de uso común, así como de los títulos de solares en favor de los individuos con derechos que integraban los núcleos agrarios.

Se trató de un programa muy ambicioso e inédito a nivel mundial ya que representaba la regularización de la tenencia de una superficie equivalente a la mitad del territorio nacional, lo cual era imposible de concluir en una administración gubernamental.

Para darnos una idea del trabajo realizado, debe señalarse que el ámbito de actuación del RAN en materia de propiedad social abarca 99.8 millones de hectáreas ejidales y comunales, pertenecientes a 32,082 núcleos agrarios, 29,690 ejidos y 2,392 comunidades, el 50.8% de la superficie de nuestro país, sobre las que tienen derecho más de 5.1 millones de personas.

En la reunión me surgieron una serie de preguntas. El éxito del RAN, de acuerdo con lo que se expresó, tiene que ver con tener en una misma institución la función registral y la función catastral, ¿No podremos hacer lo mismo con la propiedad privada?. Los registros de la propiedad privada son competencia de los gobiernos estatales y los catastros son competencia municipal, asignación de responsabilidades que genera grandes diferencias en la información que producen. ¿No se podría tener una sola base de datos como en el RAN?

Buena parte del éxito del RAN es la utilización del Mapa Geoestadístico Nacional, donde se plasman los ejidos y las tierras de uso común y pueden de esa forma revisarse si las propuestas de cambio de uso de suelo, por ejemplo, cumplen con las normas técnicas del RAN, la Ley Agraria y la opinión técnica de SEMARNAT. ¿No podremos, con la disponibilidad de Tecnologías de la Información y los avances que ha tenido el INEGI en materia de cartografía digital, hacer lo mismo con la propiedad privada?

En las próximas elecciones debemos exigir ‘proyectos de Estado’ a los candidatos. Uno de ellos podría ser la construcción de un Sistema de Información Catastral y Registral de la propiedad privada de todo el país.

* El autor es profesor Asociado del CIDE.

También te puede interesar:
El mundo va a una velocidad y México a otra
Tiempo de repensar la estrategia de seguridad (II)
Tiempo de repensar la estrategia de seguridad