Opinión

Prosperidad de la clase media, el reto de México

México no ha podido reducir su brecha social respecto a otras de las economías más grandes de Latinoamérica.

La clase media en el país representa 26 por ciento de la población, según datos citados por Moody’s Invertors Service en el reporte "El crecimiento de la clase media en América Latina se desacelera". En Latinoamérica el tamaño promedio de ese grupo social es de 34 por ciento de la población.

México está entre los países de la región con la menor proporción de clase media. En Colombia ese grupo representa 27 por ciento de su población y en Perú 34 por ciento.

En orden ascendente siguen Brasil con 35 por ciento, Chile con 44 por ciento y Argentina con 54 por ciento. Uruguay tiene la clase media más grande –60 por ciento de su población– y la menor proporción de pobres –sólo 8.0 por ciento.

En México, 28 por ciento de la población está por debajo de la línea de la pobreza y 44 por ciento está en el grupo de personas en vulnerabilidad.

De acuerdo con los criterios del Banco Mundial, las personas con ingresos por debajo de cuatro dólares al día se definen como pobres.
Las personas con ingresos de entre cuatro y diez dólares diarios son la población vulnerable. Y las que tienen un ingreso per cápita de entre diez y 50 dólares al día forman la clase media.

El estudio "Perfil de estratos sociales en América Latina: pobres, vulnerables y clases medias", presentado a finales de agosto por el PNUD, señala que la clase media en la región pasó de 22 por ciento de la población en 2000 a 34 por ciento en 2012.

La población vulnerable, que está en riesgo de caer en la pobreza, aumentó de 34 a 38 por ciento en igual periodo. La población en pobreza se redujo de 42 a 25 por ciento, lo que considera “un logro” de la región.

El informe del organismo de Naciones Unidas agrega que Perú fue el país en el que más creció la clase media entre 2000 y 2012.

Bolivia fue el país con la mayor reducción de la pobreza, pero también el de mayor aumento de la población vulnerable.

Chile y Argentina redujeron tanto la pobreza como la población vulnerable, lo que se correspondió casi en su totalidad con el incremento de la clase media.

México no está entre los países de mayores progresos sociales como Perú, Bolivia, Chile y Argentina.

El reporte de Moody’s menciona que el desempeño de la economía mexicana ha sido “decepcionante” desde principios de 2013. Sin embargo, las perspectivas de largo plazo para la clase media en México son alentadoras, agrega.

“Las recientes reformas económicas van a mejorar la competitividad, lo que llevaría a un crecimiento más rápido que beneficiará a los consumidores de clase media en el largo plazo”, prevé Moody’s.

Mientras los beneficios de las reformas comienzan a sentirse y traducirse en mejores condiciones de vida para los mexicanos, la clase media enfrenta el reto de mantener el nivel de seguridad económica que la caracteriza.

Twitter: @VictorPiz