Opinión

Primera subasta, lo cualitativo y lo cuantitativo

 
1
 

 

La representante legal de Sierra Oil & Gas

¿Qué se recordará del 15 de julio de 2015 al paso de los años?

Le aseguro que lo que marcará el día de ayer en los libros de historia no será que se asignaron dos de los 14 bloques posibles; lo cuantitativo. El hecho que dejará su sello en los libros es que por primera vez en nuestra historia contemporánea, el Estado mexicano asigna a una empresa privada y no a Pemex en dos áreas geográficas para exploración en materia de hidrocarburos; lo cualitativo.

Ayer circuló la versión de que la Ronda Uno, y es más, la reforma energética completa, habían sido un fracaso debido a que sólo se habían asignado dos de 14 bloques.

La realidad es que el resultado de la primera licitación de la primera ronda no es muy diferente de lo que sucede en otros lugares del mundo, con el entorno actual en materia de hidrocarburos.

El volumen de licitaciones por venir en materia de hidrocarburos, de acuerdo a lo previsto por la Secretaría de Energía, será de 914, desde ahora y hasta 2019, de modo que lo subastado ayer representa 1.5 por ciento de lo previsto.

Desde luego que hay aprendizajes que deben extraerse de esta primera experiencia.

Un aspecto indudablemente positivo es la transparencia con la que se realizó la subasta, que no tiene precedente en México. Nadie sabía cómo venía el proceso y todos los que vimos a través de diversos medios la subasta pudimos constatar cómo se efectuó. Todo a la luz.

Lo negativo es que se esperaba que al menos hubieran sido cuatro los bloques asignados y se quedaron en dos.

Una primera verificación que tendrá que hacerse es la metodología para calcular los valores mínimos exigidos por Hacienda.

Quizá hubo bloques en los que la vara estuvo muy arriba. Quizá.

La Secretaría de Hacienda ya se comprometió a revisar los cálculos. No quiere decir que los vayan a bajar pero deberán estudiarse, pues además de los dos bloques asignados hubo otros cuatro en los que sí se presentó una oferta que se quedó abajo de lo exigido. Tal vez se pidió demasiado, habrá que revisar.

Cuando se inician este tipo de licitaciones, todo mundo está en el proceso de aprendizaje. Por ejemplo, hubo 42 empresas que pagaron para tener acceso al “cuarto de datos”. Al final de cuentas fueron 34 las que calificaron. Y en la recta final quedaron nueve empresas o consorcios que subastaron. Y de éstas sólo una tuvo asignaciones.

No es que todas las demás que se acercaron vayan a ver ahora los toros desde la barrera. Están estudiando tanto los procesos como el entorno.

Lo de ayer se trató de algo así como un round “de calentamiento”, de conocimiento y aprendizaje.

La clave, para todos, será aprender de este proceso.

Las empresas, estoy seguro, lo están haciendo. Espero que el gobierno también, en todos los sentidos.

La segunda subasta de esta Ronda Uno viene en dos meses y medio, para el 30 de septiembre, con áreas de explotación. Hay tiempo suficiente para incorporar el aprendizaje obtenido el día de ayer.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Una subasta para la historia
Griegos, los que más trabajan en Europa
La fuga de ‘El Chapo’, como metáfora