Opinión

Primera pasarela

   
1
  

  

Ana Lilia Herrera

El Consejo Político Nacional que eligió a Enrique Ochoa como presidente del PRI funcionó como termómetro de aprobación a posibles candidatos. Ana Lilia Herrera, recién nombrada secretaria de Educación del gobierno mexiquense y aspirante a suceder a Eruviel Ávila, arrancó una ovación al ingresar al salón Plutarco Elías Calles. José Antonio Meade, uno de los presidenciables, también partió plaza y demostró que está aprendiendo a hacer eso que llaman campaña. Lo mismo ocurrió con Aurelio Nuño, quien no se cansó de saludar a todos los que se encontró.

Espaldarazo a la PF

Menuda sorpresa fue la ceremonia por la celebración del Día del Policía Federal. Se notó todo el respaldo a la corporación. Tanto el titular de la CNS, Renato Sales, como el Presidente, Enrique Peña, se mostraron muy cercanos a Enrique Galindo, cabeza de la PF. En medio de la tormenta derivada de la investigaciones, no parece un hecho menor el espaldarazo.

El PRD necesita presidente

Un signo inequívoco de que el PRD necesita con urgencia un nuevo presidente es el hecho de que Beatriz Mojica no ha logrado conectar con las corrientes al interior de ese partido. Ayer, la secretaria general ofreció una conferencia de prensa y, antes, por medio del chat en el que están en contacto todos los secretarios del CEN, les solicitó que la acompañaran en la sala de prensa. De los 23 convocados sólo acudieron dos.

Gustavo Madero, con bajo perfil

El expresidente del PAN, hoy diputado federal, Gustavo Madero, no desdeña su esperanza de volver a los reflectores como presidente de la Cámara de Diputados. Aunque ha dicho en corto a sus compañeros, que eso “no le quita el sueño” y que tampoco se muere por llegar, circuló una carta entre los legisladores panistas para obtener firmas, y luego se la envió al presidente del partido, Ricardo Anaya. Ya lleva varios días y no ha tenido respuesta. “Ni llegará, no se la
darán”, anticipan algunos.

Botar el dinero

En el Comité Ejecutivo Nacional del PRD nos comentaron que cada reunión del Consejo Nacional de su partido cuesta poco más de dos millones de pesos, pues hay que transportar, alojar y alimentar a 394 consejeros que vienen de todo el país. Haciendo cuentas, la reunión de principios de mes, en la que se iba a nombrar al nuevo presidente interino, fue dinero desperdiciado, pues se dictó un receso de 15 días al no haber acuerdos entre las corrientes. Peor aún: para este sábado volverá a gastar en vano otros dos millones de pesos en su reunión de Consejo Nacional, ya que las corrientes siguen sin llegar a acuerdos.

Una limpia para el PRI

No cabe duda que al tricolor ya le hace falta una limpia. No sólo perdió gubernaturas el pasado 5 de junio, también las desgracias domésticas le han llovido: el viernes pasado se quemó la planta de luz, y el lunes, el templete donde la Comisión Nacional de Procesos Internos esperaba los registros de aspirantes a presidirlo estuvo a punto de caerse. Dicen que con el nuevo líder no estaría mal que también llegara un chamán de Catemaco.

También te puede interesar:
Ochoa, presencias y ausencias
​Reapareció Emilio Lozoya
Semana de relevos en PRI y PRD