Opinión

¿Presupuesto con base cero en las finanzas personales?

 
1
 

 

Billetes. (Bloomberg)

Ya estamos en octubre y hay que hablar de planeación y presupuesto.

Las empresas lo hacen por estas fechas y nosotros también debemos seguir sus pasos para tener un 2016 saludable y, sobre todo, alcanzar las metas trazadas.

De manera tradicional se trata de elaborar un presupuesto del reto que vamos a tener el próximo año.

Una práctica general de compañías y personas es considerar la estructura de gastos actual e incrementar la inflación; sin embargo, hay otra opción que implica análisis, con mayor eficiencia en el resultado.

Recientemente se generó una controversia porque el gobierno federal utilizó el concepto de “presupuesto base cero” para la planeación de sus finanzas; pues bien, es una metodología que se puede aplicar a la administración personal. Si quieres iniciar con ello, encontrarás hojas de trabajo de Excel como apoyo a esta tarea en la página www.finanzasparami.com en la sección de herramientas, para lo cual habrás de inscribirte sin costo.

Cuando se habla de un presupuesto base cero, es planear en función de los proyectos programados en el futuro y aunque la información histórica nos es muy útil, la idea es que nos concentremos en las metas establecidas.

Este ejercicio es muy diferente a sólo plantear hacer lo mismo que se hizo el año pasado y es retador porque supone el compromiso de alcanzar objetivos específicos que pueden ir desde intereses lúdicos como llevar a cabo un viaje o tan trascendentes como comprar casa.

El hecho que pongamos sobre la mesa los recursos y los proyectos, nos conduce en forma directa a elegir entre diferentes alternativas para destinar el gasto, porque siempre el dinero será escaso. Es decir, evaluar el costo-beneficio de cada opción.

En estricto rigor, es un trabajo que habrá de ser consensado con la pareja, porque significa un esfuerzo en el cual deben estar de acuerdo ambos y lo importante es compartir una visión de lo que se quiere para 2016.

Si bien las erogaciones son fijas en el corto plazo, la ventaja de hacer el presupuesto desde octubre y saber “por qué” queremos que suceda, es hacer los cambios necesarios, pues con tiempo todo es factible de modificación.

La meta del ahorro es un punto de referencia obligado y puede analizarse en qué áreas es viable reducir gastos, sin dejar lo prioritario.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
¿Cómo invertir con criterio empresarial?
¿Educación financiera para todos?
¿Cuáles son las dificultades para emprender?