Opinión

Cinco preocupaciones graves para finalizar enero

1
 

 

Hospital Cuajimalpa. (Alejandro Meléndez)

Primera.– La economía se debilitará notoriamente. Esto es resultado del recorte que anunciará el secretario Luis Videgaray; recorte que será superior a 100 mil millones de pesos. La mitad de este ajuste aplicará en el gobierno federal y dos terceras partes corresponderán a gasto corriente. Si bien es una medida responsable y preventiva para salvaguardar las finanzas públicas, es innegable que tendrá un impacto en el PIB, y que durante las siguientes semanas observaremos una baja en los pronósticos.

Segunda.– Seguimos enviando señales de nuestro subdesarrollo al mundo. La explosión de la pipa de gas en el Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa es una muestra más de que no hemos logrado establecer estándares de operación, seguridad y procesos básicos en decenas de industrias (la del gas LP es sólo una de ellas). Hace dos años fue una pipa que se estrelló en Ecatepec dejando 23 muertos; ayer fue una tragedia espantosa que involucró bebés. Las pipas son bombas rodantes, mal reguladas y pésimamente verificadas y mantenidas.

Tercera.– Los empresarios no se comprometen con el desarrollo. Desde diciembre escuchábamos a Gerardo Gutiérrez Candiani insinuar que habría un anuncio conjunto con Hacienda para generar incentivos al empresariado; y se mencionó que reaparecería la deducibilidad de las inversiones y de las prestaciones laborales. A la fecha seguimos esperando. El resultado es lo de siempre: estímulos ausentes y empresarios que esperan que el gobierno les arregle el terreno. ¿Su agenda de investigación y desarrollo? Ausente. ¿Sus planes de inversión en energía? Raquíticos.

Cuarta.– Los menjurjes de las telecomunicaciones. Mientras todos esperábamos que AT&T equilibrase el terreno competitivo en materia de telefonía, hay riesgos de que esto no podría ser así, pues ya corren versiones de que Jaime Chico Pardo, el exdirector general de Telmex con Carlos Slim, anda muy cercano a AT&T, y podría ser el “eslabón” que muchos estaban esperando identificar para comprobar que las dos empresas fraguan un pacto de colusión que dañaría la competencia. Nuevamente, el IFT tendría que estar muy vigilante al respecto.

Quinta.– El desmoronamiento de los partidos políticos. Las bochornosas rupturas al interior del PAN –con el episodio reciente entre Felipe Calderón y los maderistas–, así como en el PRD –con la desbandada hacia Morena–, están exhibiendo lo peor de la clase política nacional. La ciudadanía equipara cada vez más a los políticos que persiguen huesos con el fango, y casi nadie se siente verdaderamente representado por su diputado, senador o gobernante local. Y así, con ese descrédito, se lanzarán las candidaturas y llegaremos a las elecciones intermedias.

Twitter: @SOYCarlosMota

También te puede interesar:
​Urge que Ildefonso dé luz sobre Cuba
Cómo podría doblegar AT&T a Slim
​Sectur lanzará Estrategia Nacional de Gastronomía