Opinión

Preocupaciones económicas

   
1
   

    

Adiós a los billetes (Especial)

Además de la celebración de Año Nuevo, muchos mexicanos quizás estén pensando en los pagos que les esperan en enero y en los aumentos de precios. Las noticias sobre el alza a la gasolina han generado inquietudes y, sin duda, abonan a un ambiente de incertidumbre para el bolsillo.

La preocupación por la situación económica que viene no es menor. Según la encuesta nacional de El Financiero realizada en noviembre pasado, el 80 por ciento de los consultados opina que la situación económica del país es mala o muy mala. En contraste, solamente 7 por ciento califica las condiciones económicas nacionales como buenas o muy buenas, mientras que el 13 por ciento restante cree que no son ni buenas ni malas.

Según el mismo estudio, la evaluación de las finanzas familiares luce menos pesimista, pero sigue siendo abrumadoramente negativa. Los entrevistados que calificaron como mala o muy mala la situación económica actual en su hogar es de 53 por ciento, frente a 21 por ciento que la calificó bien o muy bien. El 26 por ciento restante la calificó como “ni buena ni mala”. Ya sea que miren al país, o que miren al interior del hogar, los mexicanos están preocupados por la situación económica.

Otro indicador sobre percepciones de la economía es el llamado “ingreso subjetivo”. Se trata de una pregunta que pide a los entrevistados decir si el ingreso familiar total les alcanza o no. En caso de que la respuesta sea afirmativa, se vuelve a preguntar si les alcanza bien o les alcanza justo. El sondeo arrojó 10 por ciento en la primera categoría y 34 por ciento en la segunda, para un total de 44 por ciento que manifestó que el ingreso familiar sí alcanza, aunque sea con dificultades.

Del otro lado de la moneda, el 56 por ciento de los consultados dijo que el ingreso familiar no es suficiente, no les alcanza. De ellos, 44 por ciento dijo “no alcanza, pero ahí la llevamos”, con una actitud de resignación, mientras que el 12 por ciento restante dijo que “no les alcanza y tienen grandes dificultades”.

Esta medición no refleja cantidades ni montos como una pregunta directa de ingreso. Sin embargo, nos da una buena idea acerca del sentimiento que el entrevistado tiene acerca de la situación familiar, así como de la libertad o la restricción que enfrentan económicamente. La mayoría se siente restringida.

En la encuesta no se abordó el tema del alza de la gasolina, pero sí se preguntó sobre otro tema que ha estado muy visible: el alza del dólar. La mayoría de los entrevistados respondió que el tipo de cambio les ha perjudicado, pero principalmente aquellos que dicen que el ingreso no les alcanza.

No sorprende ver en la encuesta que quienes manifiestan que el ingreso no les alcanza expresan una mayor insatisfacción con la situación económica del país. Lo que llama la atención es que no se ven diferencias de opinión en temas como la inseguridad o la corrupción, depediendo de si alcanza o no el ingreso. La brecha de opinión entre esos dos grupos es meramente económica.

La división en ingreso subjetivo tiene implicaciones políticas: los entrevistados (electores) que dicen que el ingreso no les alcanza están más dispuestos a votar por un candidato como AMLO en la elección presidencial.

¿Hasta qué punto la economía será el tema central rumbo a las elecciones de 2018? Es difícil de saber por ahora por dos razones: la primera es que una preocupación por encima de la economía es la inseguridad. Según la encuesta, el principal problema del país, que señalan los entrevistados, es la inseguridad pública, con 48 por ciento de menciones. Le siguen la economía y el desempleo, que suman 27 por ciento.

La segunda razón es que una buena parte de los comentaristas políticos están cultivando el tema de la corrupción como el más importante en la agenda rumbo a 2018. Según la encuesta, la corrupción aparece en un distante tercer lugar como problema principal del país, con apenas 9 por ciento de menciones, pero el empuje en redes sociales es notable.

La economía tiene la ventaja sobre los otros dos grandes temas en que sí diferencia a las opciones políticas con mayor claridad. Ya veremos cómo compiten los tres temas entre sí. Por lo pronto, bienvenido 2017, con todo y problemas.

Twitter: @almorenoal

También te puede interesar:
Religión y voto
​El espectro ideológico
​El futuro de los encuestadores