Opinión

Preferencias volátiles

   
1
  

  

voto

Es difícil prever cuánto cambiarán las preferencias del electorado en la contienda presidencial de este año, pero sí es muy factible que haya cierto grado de volatilidad durante las campañas. Así se ha observado en varias elecciones estatales recientes, y también ha sido el caso en las campañas para presidente, por lo menos desde 2000.

En las tres últimas elecciones presidenciales se ha documentado, a través de las encuestas, que las preferencias se van moviendo. En 2000, Fox subió ligeramente y Labastida bajó notablemente. En 2006, la ventaja de por lo menos 10 puntos que llevaba López Obrador al inicio se evaporó al final. Y en 2012, López Obrador arrancó en tercero y quedó segundo, luego de que Josefina Vázquez Mota cayera al tercer lugar.

Estos cambios en las tendencias por lo general indican que lo que gana algún candidato lo pierde otro. El año pasado en el Estado de México, la propia Vázquez Mota cayó del primero al cuarto lugar de la intención de voto durante las campañas, y el apoyo que perdió se tradujo principalmente en una subida de la candidata de Morena, quien estuvo muy cerca de dar la campanada en la elección.

Si las tendencias no se mueven, ¿quiere decir que no hay volatilidad? No necesariamente. Hay una modalidad de cambio de preferencias que se nota solamente a través de encuestas tipo panel aplicadas a las mismas personas en más de una ocasión. Este tipo de encuesta, generalmente realizada para propósitos académicos, permite dar seguimiento a la preferencia expresada por cada persona entrevistada.

Hace varias décadas, los politólogos Philip Converse y Gregory Markus documentaron muy bien con base en encuestas tipo panel que las preferencias de nutridos segmentos de electores pueden cambiar a lo largo de las campañas sin que se alteren las tendencias generales de intención de voto. La razón principal es que los cambios pueden cancelarse entre sí sin afectar la distribución general de preferencias. Es decir, se cambia para seguir igual: plus ça change...

En México se han realizado estudios tipo panel en las elecciones presidenciales de 2000, 2006 y 2012, bajo la coordinación de los profesores Jorge Domínguez y Chappell Lawson, de la Universidad de Harvard y el MIT, respectivamente. En cada ocasión he tenido la oportunidad de participar en la realización y análisis de dichos estudios, conocidos como Mexico Panel Study.

El estudio panel de 2012 arroja datos que bien podríamos tomar en consideración para alimentar nuestras expectativas de cambio en las preferencias de este año. Entre la primera y segunda rondas del estudio, realizadas a finales de abril y los días posteriores a la elección en julio, se registraron cambios de entre uno y ocho puntos porcentuales en la preferencia por los candidatos presidenciales, promediando para todos los candidatos 3.3 puntos de cambio si consideramos el porcentaje bruto de intención de voto, y 2.6 puntos si consideramos el porcentaje efectivo.

En principio esto no suena muy contundente: Vázquez Mota bajó un punto y medio, López Obrador subió dos puntos y Enrique Peña subió casi ocho puntos, quizás más por el efecto ganador que por otra cosa (la segunda ronda es poselectoral, por lo que los entrevistados ya saben quién resultó ganador).

Sin embargo, y aquí el lector se va a sorprender, el mismo estudio panel registra una volatilidad de preferencias a nivel individual muy notable. El 51 por ciento de los entrevistados en ambas rondas cambió de preferencia, 45 por ciento la mantuvo estable y 4.0 por ciento restante se mantuvo estable sin preferencia. Esto significa que la mitad del electorado cambió su intención de voto de un momento a otro.

¿Usted qué espera en este 2018: que el nivel de volatilidad sea mayor o menor que hace seis años? Ciertamente el ambiente informativo se ha transformado y las redes sociales son mucho más protagónicas. ¿Cree que eso contribuya a una mayor volatilidad?

Lo dejamos de momento a la especulación, y ciertamente como una de las tareas primordiales para las encuestas, pero con el antecedente de 2012.

Twitter: @almorenoal

También te puede interesar:
2017, ¿buen año o mal año?
Desagregando al electorado
La batalla de Anaya

web_moreno_5ene_18_01
Sign up for free