Opinión

Precios de materias primas: no sólo
es petróleo

1
 

 

Cobre

Si bien mucho se ha analizado y escrito en los últimos meses sobre las implicaciones de la reducción del precio del petróleo para países productores y consumidores, así como para empresas y sectores intensivos en insumos energéticos, la volatilidad a la baja de la mayoría de las cotizaciones de diversas materias primas (commodities) en 2013, 2014 y lo que va de 2015 también tendrá efectos en diversas actividades económicas. Para los productores de esos bienes, ello se ha traducido en una reducción de sus márgenes de rentabilidad en la medida que, por su naturaleza, es complejo ajustar los costos de producción en el corto plazo; para los consumidores, sean intermedios (procesadores) o finales, la disminución de precios de las materias primas significa menores costos aunque en muchos casos no se traslade totalmente, al quedarse parcialmente en los procesos de comercialización (almacenaje, transporte).

En 2014 los precios de los commodities agrícolas se redujeron entre 2% y 30% a tasa anual, tendencia que continuó en el primer mes de este año. La reducción fue particularmente pronunciada en granos y oleaginosas (maíz, 25%; arroz, 18%; trigo, 9%; soya, 12%; y cebada, 30%) lo que, por un lado, favoreció y favorecerá a los sectores agroindustriales como harina y tortilla de maíz, panificación, industria de alimentos balanceados para animales y, en general, al sector pecuario.

Por otro, se traducirá en menores ingresos para los productores y, por tanto, en presiones políticas para sostener los precios lo que redundará en elevados impactos presupuestales como resultado de la política de precios mínimos (ingreso objetivo) que se aprobó a fines del año pasado. Un comportamiento similar se registró en los precios de las pastas y aceites vegetales, que en promedio disminuyeron 11% durante el año pasado y 3% en enero de 2015; buenas noticias para los fabricantes de jabones, cosméticos y para la industria farmacéutica en general.

En contraste, en 2014 los precios de los productos pecuarios registraron alzas importantes (más de 20% en el caso de las carnes de res, cerdo y borrego, y de 6% en pollo). En buena medida, ello explica la expansión de esta actividad que fue de las que más contribuyeron al crecimiento del PIB primario en ese año. No obstante, 2015 no arrancó con perspectivas tan favorables para el sector, ya que los precios se han reducido 4% en lo que va del año. En esto, las buenas noticias deberían ser para los consumidores.

En otros productos primarios, después de que en 2012-2013 los precios se derrumbaron, el año pasado mostraron cierta estabilidad aunque en niveles relativamente bajos. Ese fue el caso del azúcar, café y de la mayoría de las frutas y hortalizas que tienen amplios mercados como plátano y naranja, así como de los productos pesqueros.

El caso de los metales, el comportamiento de los precios ha sido de contrastes. En 2014 el del cobre, hierro, plomo y hojalata se redujeron sustancialmente, lo que se acentuó a inicios de 2015, en tanto que los correspondientes a níquel y zinc mostraron incrementos de más de 10%. En promedio, los precios de estas materias primas disminuyeron 11% en 2014 y 6% en enero de 2015. Sin duda, comportamiento desfavorable para la minería, que ha recortado inversiones en México –el PIB de la minería no petrolera en 2014 cayó 2%– y otros países, pero que favoreció a los sectores que utilizan intensivamente esos bienes, como el automotriz y la construcción, que mantendrán buenas perspectivas para 2015.

En cuanto a los productos energéticos diferentes del petróleo, la contracción de precios en 2014 no fue tan pronunciada como en este último, ya que se habían ajustado a la baja en los últimos tres años: el del gas natural disminuyó 3.2% y el del carbón mineral 15% en el año anterior.

Lo anterior significa cambios en los precios relativos de las materias primas, que implicarán que los sectores de actividad económica tendrán que ajustarse a esa nueva realidad.

También te puede interesar:
Infraestructura para mejor ocasión
Exprimir a Pemex
Impactos del recorte al gasto