Opinión

PRD, un partido en subasta

1
   

    

Agustín Basave. (ilustración)

El PRD ha roto con todo sentido de lógica y roza los linderos del ridículo en su legítimo afán de refundarse.

Primero, busca afianzar su línea ideológica y de principios con un dirigente que nunca militó en el partido, y por tanto no compartía sus postulados.

Y segundo, con esta dirigencia quiere fortalecer a la izquierda y para ello busca alianzas con la derecha.

Lamentablemente para los equilibrios políticos en el país, el Partido de la Revolución Democrática está condenado a ser un partido satélite, sin mayor relevancia ni posibilidades de gobierno, salvo que llegue a lomos de un tercero.

Agustín Basave asume la dirigencia nacional del PRD ahora que ese partido perdió toda credibilidad y prestigio. Y él carece de carisma, base social y trayectoria para levantar a un esqueleto agonizante.

Su dilema será entregar el PRD a Morena o al PAN. A reserva de equivocarnos de manera rotunda, lo previsible es que el partido dirigido por Basave vaya a ser entregado al mejor postor.

Resulta irónico que los primeros movimientos del PRD en esta nueva etapa vengan acompañados de acercamientos con el PAN para las gubernaturas del próximo año, empezando por Colima en enero.

Para el PAN sería una muy buena muleta llevar al PRD de aliado, plegado a sus lineamientos y con el único compromiso de darles algo en caso de ganar unas elecciones, como probablemente sucederá.

Hace poco más de un mes Agustín Basave escribía que sólo irán en alianza con quien les firme el pacto de un programa de gobierno común que incluya la agenda del PRD.

Lo único que les une al PAN y al PRD es su deseo de vencer al PRI, y en eso las alianzas han sido exitosas en al menos tres estados importantes: Puebla, Oaxaca y Sinaloa.

Para el próximo año seguramente van a repetir esas tres alianzas –y entablarán otras–, pero va a ser bajo la égida del PAN, de acuerdo con sus reglas y principios, porque es el partido dominante.

¿Acaso el PRD le va a exigir puntos programáticos de fondo a Rafael Moreno Valle en Puebla, o a Malova en Sinaloa, o le va a imponer algo a Gabino Cué en Oaxaca?

Los perredistas se van a subordinar al PAN, mientras le dicen a la población que eso es para “fortalecer a la izquierda”.

La otra alternativa de Basave es entregarse en brazos de Morena en la elección de 2018.

Por ahora Morena se ha negado a tener acercamientos con el PRD por considerarlo un partido de mafiosos.

Pero Los Chuchos, que pusieron a Basave, saben que nada es definitivo en política. El nuevo líder del partido fundado por Cárdenas tiene tiempo para hacer méritos ante el jefe de Morena y lograr que éste acepte el apoyo del PRD en la elección presidencial.

Claro, a cambio de que Morena les garantice diputaciones, senadurías y algunos cargos públicos en caso de ganar. Vamos a ver, pues, quién da más por el PRD. ¿Morena o el PAN? Mi análisis dice que en 2016 será el PAN y en 2018 será Morena.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
Urge campaña contra las drogas
Lo que mostró la Fórmula 1
Aurelio, el puntero