Opinión

Posponen inversiones
por Trump

 
1
 

 

Posponen inversiones por Trump.

Donald Trump ya está causando daño a la economía mexicana.

En la presentación de su programa económico, hace un par de días, dijo textualmente lo siguiente: “Porque mi único interés es la gente de Estados Unidos, he delineado previamente un detallado programa de siete puntos de reforma comercial, disponible en mi sitio web. Incluye una fuerte protección en contra de la manipulación de divisas, aranceles contra países que subsidien tramposamente sus productos, e incluye una renegociación del TLCAN. Si no conseguimos un mejor acuerdo, entonces nos separaremos de él”.

Hay quienes piensan que Trump tiene perdida la elección, debido a que las más recientes encuestas lo colocan en desventaja.

Por ejemplo, ayer la de NBC News daba a Hillary 51 puntos por 41 de Trump.

Sin embargo, las campañas tienen poco tiempo y faltan los tres debates presidenciales. El primero se realizará el lunes 26 de septiembre en Hofstra University, en Hempstead, New York; el segundo, el domingo 9 de octubre, en Washington University, en San Luis, Missouri; y el tercero, el miércoles 19 de octubre, en la Universidad de Nevada, en Las Vegas.

La incertidumbre respecto al resultado electoral y sus implicaciones está ya en la agenda de los principales consejos de administración de múltiples corporaciones, mexicanas, norteamericanas y de otros países, pero con intereses en Estados Unidos o México.

Algunos integrantes de consejos me han revelado que ya hay decisiones de inversión que han sido pospuestas ante las inciertas circunstancias que se perfilan.

Imagine por un momento que una empresa en la que usted es consejero plantea una inversión que se justifica por la exportación a Estados Unidos y que percibe que hay el riesgo de que cambien las reglas comerciales.

Quizás, al final de cuentas, puedan prosperar los proyectos porque los aranceles que México tendría que pagar a Estados Unidos, como nación más favorecida en el marco de la OMC, son –en general– relativamente bajos.

Pero, para cuadrar sus decisiones, lo mínimo que requeriría es saber cuál va a ser el entorno.

Una reapertura del texto del TLCAN para renegociarlo difícilmente podría concretarse en un plazo que no se acercara a un par de años, con el riesgo de que al final el gobierno de Trump lo rechazara.

Simplemente le recuerdo que las negociaciones formales del tratado vigente comenzaron el 5 de febrero de 1991 aunque las consultas habían iniciado desde el 24 de septiembre de 1990. La firma del tratado fue el 17 de diciembre de 1992. Es decir, el proceso fue de –al menos– 22 meses y 12 días.

La parálisis de inversiones sería enorme.

Pero además, desde antes de las elecciones del 8 de noviembre próximo tendríamos un periodo de muy alta especulación para nuestra moneda.

Un dólar arriba de 20 pesos y un crecimiento cercano a 1.0 por ciento anual no son escenarios remotos si hay la percepción de que Trump puede ganar la elección.

El gobierno mexicano –correctamente, por lo caro que puede salirle– ha dejado de pronunciarse respecto al proceso electoral en Estados Unidos.

Pero la sociedad civil en México creo que hasta ahora no percibe el tamaño de la amenaza. Se piensa que al final todo seguirá como siempre.

Así pensaban los alemanes en 1933.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
El señuelo fiscal de Trump
¿Qué tan grave será la desaceleración?
De eso se trata gobernar (2)