Opinión

¿Por qué no crecemos más?

 
1
 

 

[Hogar se dedica a la construcción de viviendas sociales./Cuartoscuro]

Es muy importante que las economías tengan elevadas tasas de crecimiento, ya que esto es equivalente a un mayor ingreso nacional.

El hecho que los países logren un mayor ingreso permite que se generen más empleos, lo que a su vez mejora la distribución del ingreso, eleva la recaudación fiscal, lo que a su vez reduce la deuda pública y propicia menores tasas de interés y en general incrementa el bienestar social.

Por su parte, recesiones provocan inestabilidad social y política, como se nota en este momento en Brasil.

Nuestro país no ha logrado elevar su crecimiento en las pasadas décadas, el cual se mantiene a tasas muy cercanas al 2%, lo que apenas compensa el incremento de la población. Esto significa que el ingreso promedio que tiene cada habitante de México se mantiene, en el mejor de los casos, muy constante en los pasados años. Para el presente año, el Fondo Monetario Internacional estima que nuestra economía crecerá 2.4%, que se compara favorablemente con la contracción de la brasileña, que puede ser del -3.1%, de la argentina de -1.0% o de la recesión en Venezuela de -8.0%, pero que aún es insuficiente para resolver el grave problema de subempleo que tenemos.

En general existe el consenso de que deberíamos crecer a una mayor tasa, pero hay un desconocimiento del mecanismo para lograrlo. La variable que mejor lo explica es la inversión productiva, esto es el incremento del capital que tienen los distintos países. Sin embargo, los datos estadísticos nos indican que su dinamismo aquí es muy bajo en los últimos años, y registra un incremento de solo 1.0% en enero en comparación al mismo mes del año anterior. En ese mes la construcción de vivienda fue la que registró el mayor avance (+11.9%), mientras que la inversión fija bruta en maquinaria y equipo registró una reducción (-0.6%). Este dinamismo tan bajo no permitirá mantener el actual crecimiento de la economía en los siguientes trimestres y de no corregirse es inevitable que la economía crecerá aún menos.

Es relevante destacar que la inversión que menos ha crecido en las pasadas décadas ha sido la del sector público, esto es la que realiza el gobierno y sus entidades, ya que mientras representaba cerca del 8% del PIB a principios de la década de los 90’s, hoy solo es el 4% del PIB.

Por su parte, la inversión que realiza el sector privado ya equivale al 18% en la actualidad. Sin embargo, para que la economía pueda crecer a tasas del seis por ciento de manera consistente, es necesario que los montos canalizados a la inversión sean superiores en un cincuenta por ciento a lo que se tiene en la actualidad.

Esto permitiría crear los empleos que requiere el incremento de la población y se empezarían a crear los empleos adicionales para absorber de manera paulatina a aquellos que laboran en la informalidad.

El mantener la situación actual no permite crear los empleos que se requieren, por lo que los jóvenes se van a laborar a la informalidad (en donde la productividad y los salarios son menores) o a la delincuencia.

Soluciones “mágicas” sin incrementar el monto total de Inversión Fija Bruta productiva, ya sea incrementar salarios por decreto o gasto público canalizado a subsidios o gasto corriente, no lograrán un mayor crecimiento económico.

Lo que se necesita es incrementar la inversión productiva del sector público y crear un entorno propicio para la inversión privada, que se compone de numerosas condiciones como son, entre otros 1) Un Estado de derecho en donde se respeten las leyes, con justicia expedita; 2) Un sistema de precios eficientes y sin intervenciones arbitrarias de los gobiernos; 3) Eliminación de monopolios privados y públicos; 4) Impuestos bajos, generales y estables; 5) Bajas tasas de inflación; 6) Equilibrio fiscal que evite distorsiones en los mercados financieros, etc. Creer en soluciones “mágicas” solo provocarán peores resultados en el futuro.

Correo:benito.solis@solidea.com.mx

También te puede interesar:

Muy costoso, el desconocimiento de los mercados

Ideas para resolver el problema de la contaminación

¿Seguirá fortaleciéndose el peso?