Opinión

Por qué necesitamos árboles

 
1
 

 

árbol

Los árboles absorben el CO2 de la atmósfera. En un año, en un área arbolada de 4,000 m2 los árboles maduros absorben la cantidad de CO2 que produce un auto que recorre 40,200 kilómetros. En la misma forma, 4,000 m2 de árboles maduros proporcionan oxígeno para 25 personas en un año. Los árboles absorben olores y gases contaminantes como óxido de nitrógeno, amoníaco, dióxido de azufre, ozono y partículas volátiles.

La construcción de puentes, pasos a desnivel y edificios se ha incrementado en el DF y el calor ha aumentado al talarse todos los días cientos de árboles. La Ciudad de México tiene un déficit de 1.2 millones de árboles.

Los árboles alrededor de una casa reducen las necesidades de climatización en verano hasta un 50 por ciento, y de contaminantes. La sombra de los árboles disminuye la evaporación del agua del pasto y aumenta la humedad atmosférica. Los árboles actúan como una esponja capturando el agua de la lluvia recargando las reservas de agua subterránea. Los árboles ayudan a impedir la erosión del suelo.

Los árboles reducen el cáncer de piel al disminuir la exposición a la radiación solar UV-B, en un 50%. Los árboles aumentan el valor de las propiedades. Pacientes en cuartos de hospital con vista a árboles se curan más rápido. Los árboles proporcionan alimentos para humanos, aves y madera.

Los árboles son un refugio para la fauna, aves, abejas, pájaros y ardillas. Los árboles amortiguan los ruidos de las calles, absorben el polvo y el viento y reducen el deslumbramiento. Las arboledas menguan la contaminación rebajando las tasas de asma y los defectos en nacimientos.

En 2005 se creó en EU una técnica para proteger a los árboles: “Urban Forestry”. “La ciencia que involucra a la gente con problemas de falta de árboles y a los árboles con problemas de gente”.

El DF continuará creciendo y urbanizándose sin control. Mi pronóstico es que en los próximos treinta años el DF verá crecer un incalculable número de miles de kilómetros cuadrados para el llamado “desarrollo inmobiliario”. Todo esto tendrá un dramático efecto para la vida de los árboles que aún están en pie, ya que en el DF no se siembran arbolitos.

Obliguemos a las autoridades corruptas a no ´vender´ talas de árboles y que comiencen a respetarlos.

Twtter:@Salvador G. Lignan

También te puede interesar:

Daños del azufre a los seres humanos

Agua potable para escuelas

El transporte público, un insulto al pasajero