Opinión

¿Por qué México no puede crecer más de 3.0%?


1
 

 

Empresas informales afectan el crecimiento: Especialista

El presidente Enrique Peña confía en que las 11 reformas estructurales contribuirán a que la economía mexicana crezca más de 4.0 por ciento hacia finales de su sexenio y hasta 5.0 por ciento en los primeros años de la administración siguiente.

Sin embargo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) no prevé que México crezca más de 4.0 por ciento anual en el próximo lustro.

El FMI pronostica, según sus más recientes estimaciones, un crecimiento promedio de 3.0 por ciento en el periodo 2016-2020.

En cambio, el gobierno federal proyecta que durante el mismo periodo el PIB de México se incrementará a un ritmo promedio anual de 4.1 por ciento.

“Si bien en el corto plazo ya están materializándose los primeros resultados de los cambios estructurales, los mayores beneficios de la agenda de reformas serán observados en el mediano y largo plazos”, asegura.

Un crecimiento promedio de 3.0 por ciento, como el que pronostica el FMI para la economía mexicana en los próximos cinco años y que también incluye los efectos previstos de las reformas, es claramente insatisfactorio para crear más y mejores empleos, y reducir la pobreza y desigualdad en el país.

El bajo crecimiento es un problema crónico, como lo refirió Enrique Quintana en sus Coordenadas del lunes pasado, pues de 1982 a 2014 México sólo avanzó 2.3 por ciento en promedio anual, nivel inferior al de países con un grado de desarrollo similar al nuestro.

El lento crecimiento es resultado, en buena medida, del estancamiento de la productividad de la economía mexicana.

Lo es porque el país no ha sido capaz de producir una mayor cantidad de bienes y servicios con los factores de producción a su alcance, principalmente capital y trabajo.

Es por eso que desde el inicio de la administración, el gobierno orientó sus acciones a generar las condiciones para elevar la productividad y el crecimiento de la economía.

Planteó “democratizar” la productividad para que no se concentre en un sector, una región o un grupo de la población.

Y creó en 2013 el Comité Nacional de Productividad (CNP), que hasta ahora ha celebrado cinco sesiones ordinarias, la más reciente la semana pasada.

Otras acciones orientadas al mismo propósito fueron la publicación del Programa para Democratizar la Productividad, la aprobación de la Ley para Impulsar el Incremento Sostenido de la Productividad y Competitividad de la Economía Nacional, y la elaboración del Atlas de Complejidad Económica de México.

Según la Secretaría de Hacienda, cuyo titular Luis Videgaray preside el CNP, los más recientes indicadores de productividad de la economía muestran una mejoría.

Si bien empieza a haber avances, el efecto de todas las acciones para elevar y democratizar la productividad se verá en el largo plazo, lo mismo que el de las reformas.

Pero fue mejor haberlas emprendido a temprana edad de la administración y no de forma tardía.

Ahora a esperar.

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
México crece más que EU
Brecha de percepciones sobre México
El 'ligue' de Carstens con Yellen