Opinión

¿Por qué los ‘clínex’ ya subieron un 12%?

 
1
 

 

¿Por qué los ‘clínex’ ya subieron un 12%?

Viene la temporada del moco justo cuando los 'clínex' suben de precio.

Estornudos en la oficina. La gripe acecha, pero esta vez montada en un dólar caro.

Los pañuelos desechables ayudan a entender la inflación que se nos viene.

Según el Inegi, subieron de precio 5.0 por ciento desde el año pasado, pero en dos años más de 12 por ciento. Eso es más del doble de la inflación nacional en promedio.

¿La razón? Que la mayoría de los insumos para hacer un suave 'clínex' vienen del exterior y se pagan en dólares.

El cambio de precio ya lo encara la empresa que fabrica, ahora sí, los Kleenex que dieron lugar al genérico con el cual referimos ese pedazo de terso papel.

Es Kimberly Clark de México, la compañía de Claudio X González Laporte, que enfrentó con un Pétalo al oso de Charmín y sus rollos de papel hasta desaparecer al mamífero de Procter and Gamble de los estantes nacionales.

Ahora enfrenta el reto de vencer a otro papel: el dólar caro.

Leo en el sitio de Superama: Pañuelos Kleenex Cold Antiviral 80 piezas: 25 pesos.

Si los datos del Inegi son justos, hace dos años la misma presentación debió costar 22.50.

¿Quién paga el nuevo precio? Primeramente quien quiera acompañar su flujo nasal del bálsamo que ofrece esa marca. Pero también Kimberly Clark: “Sugerimos tomar utilidades en Kimberly Clark de México y bajamos su acción a (una recomendación) neutral”, dijo a sus clientes JPMorgan el 30 de septiembre.

Argumentó que a la empresa le crecen sus gastos y batallará para subir sus precios.

En lo que va de octubre, a partir de la sugerencia, esta empresa ya perdió 3.5 por ciento de su valor en la Bolsa.

Eso conecta con lo siguiente: el mundo espera que los mexicanos gastemos menos durante los siguientes meses.

“La demanda doméstica debería moderarse en 2016 como resultado de una inflación más alta y una baja en la creación de empleos”, expuso Nur Cristiani, también de JPMorgan, apenas el 12 de octubre.

Si el tema de los pañuelos parece irrelevante, anotemos este asunto: si hace dos años un diabético pagaba unos mil pesos mensuales por sus medicinas, ahora, en respeto a los datos del Inegi, debe pagar ese dinero más 136 pesos. La inflación para medicinas que atacan el padecimiento acumularon en dos años un aumento de 13.6 por ciento.

¿Los analgésicos para el dolor de muelas o la migraña? Esos, 11.41 por ciento.

En general, las medicinas se encarecieron 13 por ciento desde que el dólar subió de precio hace dos años. Y falta, de acuerdo con los fabricantes de las mismas.

¿Suena amenazante este incremento en precios? Un poco, pero maticemos: partimos de la inflación más baja de la historia.

En este 2016 debemos cerrar con una inflación de 3.2 por ciento.

Comparemos con el vecindario: En Brasil esperan 7.3 por ciento; en Uruguay, 9.5 por ciento; ¿Argentina? 38.9 por ciento; en la debacle económica de Venezuela esperan un 950 por ciento.

Lo más factible es que los mexicanos sí le bajemos a los gastos. La proporción es lo que está en duda.

Pero con todo y lo que nuestro pesimismo indica basado en ese reflejo pavloviano que nos motiva el dólar caro, esto no es una crisis, definitivamente no es una como las que enfrentamos en el pasado.

Esperemos a que Trump nos forme una. Hasta el momento, no parece ser el caso.

Twitter: @ruiztorre

También te puede interesar:
Cuatro cifras para alertar a un país petrolero
Este gigante de EU acecha a las tortillerías mexicanas
¿Quieres negocio?, ahí está la cerveza