Opinión

Por qué la recaudación no quita el sueño a Videgaray

La recaudación tributaria se cayó durante febrero. El SAT cobró menos impuestos que en 2013. Pero eso no le quita para nada el sueño al secretario de Hacienda.

Déjeme explicarle por qué.

La caída real fue de 18.5 por ciento en la parte más importante de la recaudación, el llamado sistema renta, que ahora sólo es ISR pero que antes sumaba IETU e IDE.

Para el conjunto de los ingresos tributarios, el descenso fue de 6.5 por ciento en términos reales.

Si usted es un profesionista independiente o una persona física con actividad empresarial se acordará que los pagos del ISR que se iban a realizar en febrero se pospusieron a marzo.

Entre esta prórroga y una actividad económica que resultó inferior a la prevista, se explica la caída de la tributación del segundo mes del año.

Los pagos que se realizaron en marzo compensarán en alguna medida la caída de febrero, aunque la actividad económica todavía no va a ayudar mucho a la recuperación de los ingresos.

Sin embargo, resulta que la recaudación va bien pues está en línea con lo previsto e incluso un poco mejor a estas alturas del año.

De acuerdo con el calendario que publicó Hacienda, la recaudación esperada para febrero era de 132 mil 485 millones de pesos. Y el resultado que se dio a conocer el viernes pasado fue de 127 mil 182 millones. Un faltante de 4 por ciento.

Sin embargo, cuando se considera no sólo febrero sino el primer bimestre completo, la previsión era de 317 mil 766 millones y el resultado efectivo fue de 335 mil 129 millones, es decir, un 5.4 por ciento por arriba de lo estimado.

Obviamente enero fue muy bueno y eso generó un colchón al gobierno.

Si así van las cosas, es de esperarse que los resultados de marzo vuelvan a estar –como en enero- por arriba de las previsiones.

Es relevante que el gobierno obtenga el dinero que requiere para financiar el gasto público, que será uno de los motores de la actividad económica en el segundo trimestre.

En el mismo informe entregado el viernes, Hacienda dio a conocer que, a diferencia de lo que pasó con los impuestos, el gasto público de febrero creció fuertemente, a una tasa de 18.7 por ciento en términos reales, y en el bimestre hay un alza de 19.0 por ciento real.

Lo gastado en los primeros dos meses es de 692 mil 125 millones de pesos.

Este desembolso es superior a lo que se tenía calendarizado, que era de 684 mil 401 millones.

Así que todo indica que, afortunadamente, en este año no habrá subejercicios.

Sin embargo, todavía hay sectores en los que se percibe que no se está ejerciendo el gasto público con suficiente velocidad, sobre todo en la parte de obra.

Lo que seguramente está sucediendo es que las propias dependencias encargadas de realizar el gasto ya tienen disponibles los recursos pero se están atorando para “bajarlos”, debido a los trámites que deben realizarse, desde licitar hasta establecer reglas de operación.

En este contexto, es positivo que Luis Videgaray no pierda el sueño, pues pese a los datos de febrero, la recaudación va por arriba de lo previsto.

Twitter:@E_Q_