Opinión

¿Por qué la banca mexicana no le tiene miedo a Trump?

 
1
 

 

¿Por qué la banca mexicana no le tiene miedo a Trump?

Hoy se llega por fin al 'Día D', el 'supermartes' de elecciones en Estados Unidos, en donde sus ciudadanos elegirán entre la demócrata Hillary Clinton o el republicano Donald Trump.

El proceso electoral ha sido para algunos un verdadero dolor de cabeza.

Empresas que con la apreciación del dólar les han salido más caros sus insumos.

Otros son beneficiados, como las familias que reciben remesas, que con un dólar más caro tienen mayores ingresos, y otros más que se preocupan por ratos, pero luego lo olvidan. Eso al menos en público, como a los bancos.

Durante marzo, en la pasada Convención Bancaria realizada en Acapulco, los comentarios sobre el entonces precandidato Donald Trump eran entre los banqueros más de broma y guasa. Nadie lo veía como candidato y mucho menos el futuro presidente de Estados Unidos.

En los meses que siguieron el discurso fue moderándose, pero al menos públicamente nada que los alarmara.

Sin embargo, precavidos como siempre, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores hizo desde hace un par de meses una encuesta que llamaron 'Efecto Trump', en donde los bancos fueron cuestionados sobre diversos escenarios si ganaba el candidato republicano y cómo eso los afectaría a ellos y, por ende, a sus clientes.

Cada banco de forma individual hizo ejercicios diversos sobre el impacto en su negocio -en la liquidez o capitalización de su banco-, ante un escenario negativo, si serían afectados en su operación. Las respuestas las tienen sólo las autoridades, ya que no fueron compartidas públicamente. Pero el por qué no le tienen miedo a un triunfo de Trump lo explicaban varios directivos después de la crisis de 2008 y la caída de la economía a niveles impensables: Lo que pase hoy en Estados Unidos será superado como se hizo anteriormente y el 'efecto negativo Trump' pasará.

Por ello, todo indica que los bancos que operan en nuestro país no le tienen miedo a los resultados de las elecciones estadounidenses, ya que por un lado la mayoría piensa que no ganará, basado en el seguimiento puntual que le dan a las elecciones de los representantes populares que definen al vencedor. Otros, porque no se despegan de la línea oficial (al menos en público) de que este país es capaz de resistir a cualquier Donald Trump y, sobre todo, porque la mina de oro de muchos de los bancos filiales de grandes grupos es México, y se cuidará que el negocio siga en marcha y sin problemas, ya que aún en la pasada crisis financiera internacional mantuvieron crecientes sus utilidades.

Hoy se despeja la incógnita de quién será el próximo presidente de Estados Unidos. La moneda está en el aire.

Twitter: @JLeyvaReus

También te puede interesar:
‘De enero a enero siempre gana el banquero’
¿Qué pasaría si un banco quiebra hoy en México?
Los bancos le tienen miedo al Infonavit