Opinión

¿Por qué hay inestabilidad financiera?

1
 

 

Módulo especial Enrique Quintana ¿Por qué hay inestabilidad financiera?

No hay que caer en pánico. Los vaivenes de los mercados financieros no van a ser eternos y tendrán que terminar.

Es cierto que han durado más de lo que la mayoría esperaba. Pero eso no quiere decir que estemos ante una nueva situación como la de 2008.

En términos generales, algo que hemos visto en los últimos días, y especialmente ayer, es una sobrerreacción. Y no descarte que esta circunstancia todavía se prolongue por algunos días o incluso semanas.

Ayer, lo que principalmente pegó en el ánimo de los inversionistas fue la situación en Grecia.

La perspectiva de una crisis derivada de la llegada en pocas semanas de un gobierno de izquierda en Grecia, que rechace la austeridad y repudie al menos parcialmente la deuda, motivó una reacción en cadena de los mercados.

La Comisión Europea ayer quiso infundir calma diciendo que la permanencia de Grecia en la Zona del Euro “es irrevocable”. Sin embargo, el fin de semana el gobierno alemán dio a entender que bajo las políticas del partido Syriza, ve fuera de la zona a Grecia.

Lo que estamos viendo es el rechazo alemán a un gobierno que ose desafiar las reglas que ha impuesto. Pero al mismo tiempo, el mensaje de la autoridad formal de la zona para tratar de no generar pánico.

El horno no está para bollos, como dice el adagio. Pero el gobierno alemán quiso mandar el mensaje de que las políticas propuestas por la formación política que encabeza las preferencias electorales en Grecia, son inaceptables.

Veremos todavía un cierto lapso de dimes y diretes, y seguramente todavía habrá en los siguientes días episodios especulativos.

Ayer, en Coordenadas TV platicamos con Juan Carlos Labardini, experto en materia petrolera, de la firma Marcos y Asociados, y no descartó que en este escenario de especulación pudiéramos ver precios del crudo incluso por debajo de 40 dólares.

La explicación es la sobrerreacción que a veces se produce en los mercados y que al paso de días o semanas tiende a corregirse.

En el caso del mercado petrolero, la correlación entre precios y oferta tiene rezagos. Si los precios bajan, no se puede simplemente cerrar la llave.

Por esa razón, el retraso en la corrección da lugar a una caída aún mayor.

Es lo que aún pasa en Estados Unidos. Hasta el pasado 26 de diciembre, la producción de crudo era de 9.12 millones de barriles al día, una cifra superior en 150 mil barriles diarios respecto al nivel del final de octubre, antes de que los precios empezaran a desplomarse.

No se asuste si ve un dólar que llega a 15.50 pesos. No se va a quedar allí. Va a bajar.

No haga sus cálculos y sus corridas financieras con esos niveles, pero si tiene urgencia de hacer pagos en dólares en pocos días, tome en cuenta que va a seguir en niveles altos.

Esta película ya la hemos visto antes. La crisis de 2008 no ha terminado y estos vaivenes que vemos ahora son todavía producto de sus secuelas. Más vale tener los pies firmes sobre el suelo y aguantar las sacudidas.

Twitter: @E_Q_