Opinión

Por qué en México
'no vemos claro'

 
1
 

 

Optometría. (méxico y la optometria)

Cuando México tenía 112 millones de habitantes, 60 millones necesitaban algún tipo de corrección visual. De ellos 50 por ciento habrían podido encontrar solución adecuada a su problema visual con lentes de contacto. El mercado mexicano, entonces, se calculaba en 35 millones de dólares de un potencial centrado en 200 millones de dólares. Había mucho por donde crecer.

Le refiero a una situación basándome en un caso familiar. Mi hija requiere de lentes por un problema de visión importante. El oftalmólogo que le atiende recetó el uso de unos lentes de contacto que le vendió en poco más de mil 600 pesos cuando, me entero ahora, a él le costaron no más de 350 pesos. Ni siquiera le vendieron los más avanzados en el momento.

Pero el problema no radica sólo en una falta de cultura de los mexicanos para vigilar su agudeza visual o en el abuso de algunos oftalmólogos. Menos de 20 por ciento de la población mexicana asiste a un profesional titulado a revisar su agudeza visual.

El problema grave está en otro lado: en la cantidad de especialistas en medición de la agudeza visual. Entre 1970 y el año en curso habrían egresado de escuelas profesionales cuatro mil optometristas de alguna de las 15 escuelas que cuentan con la carrera profesional.

Se estiman que de los egresados de una escuela profesional 20 por ciento no ejerce su carrera.

Según datos del director general de la empresa Coopervision, Enrique Contreras, para atender profesionalmente a la población mexicana en su necesidad de revisar su visión anualmente necesitaríamos cerrar 70 por ciento de las ópticas porque evidentemente en esas ópticas no están laborando los profesionales que se requieren.

Es decir que trabajan en ópticas personas que no cuentan con la destreza profesional para hacer las mediciones requeridas por el paciente. Nos esperamos 167 años a que el país genere el número de optometristas profesionales necesarios para atender a la población de 112 millones de habitantes (según los parámetros de la OMS) o cerramos el 70 por ciento de las ópticas.

El problema al que se enfrentan las cuatro grandes marcas que atienden al mercado mexicano, a saber Coopervision, Alcón, Bausch & Lomb y Johnson & Johson es que México no tiene la generación de profesionales en optometría que recomienda la OMS.

No obstante lo anterior, crecen en México las empresas que producen y comercializan lentes de contacto. Así lo hizo Coopervision, la que el año pasado creció 40 por ciento aunque en el presente año lo hará en 20 por ciento, aunque ciertamente no es nada malo en cuanto a crecimiento refiere.

Lo que están tratando de hacer las empresas que producen lentes de contacto en el mundo (Coopervision tiene plantas de producción en Costa Rica, Puerto Rico, Nueva York y Hungría) es trabajar para que la optometría sea profesional.

Por el momento Coopervision no contempla al país como centro de producción aunque es una plaza relevante en América Latina para la venta. Tan sólo en México 2.0 por ciento de quienes requerimos lentes recurrimos a la adquisición de lentes de contacto.

También le apuestan a la innovación. Se introducirán al mercado mexicano unos lentes de contacto que tienen la ventaja de retrasar el avance de la miopía. My Sight son de esos lentes para control de la miopía. En otras partes del mundo se distribuyen como Avaria Vitality. Habrán de ingresar al mercado mexicano con otra marca a partir del 2017.

La ventaja que tendrán estos lentes de contacto es que sólo podrán ser vendidos por optometristas y ópticas con optometristas certificados. Otra manera de atender el reto que tienen enfrente.

Twitter: @ETORREBLANCAJ

Correo: 
direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar:
Cinco tips para enfrentar un año difícil
…Y los precios se desinhiben
Un millón y medio de mexicanos sacrificados