Opinión

¿Por qué el peso es víctima de su propio éxito?

 
1
 

 

¿Por qué el peso es víctima de su propio éxito?

Después del peso argentino, el peso mexicano es la segunda moneda emergente que más se ha depreciado ante el dólar estadounidense en lo que va del año: 8.5 por ciento ya con la recuperación de ayer, según Bloomberg.

En las primeras horas del viernes pasado, en operaciones internacionales, el peso se depreció a un mínimo histórico de 19.52 unidades por dólar en el mercado de mayoreo.

Esto, tras el resultado que perfilaba la votación en el Reino Unido, donde la mayoría de los británicos favoreció su salida de la Unión Europea.

Aunque entre el viernes y lunes pasados el peso aceleró su depreciación, su caída ante el dólar no responde a una pérdida de confianza de los inversionistas en la divisa nacional.

Por tanto, no está relacionada con una salida de capitales extranjeros del país.

Cada vez es más utilizada por los analistas de los mercados financieros la expresión “el peso es víctima de su propio éxito”.

El viernes lo dijo Gabriel Casillas, economista en jefe de Banorte, en la mesa organizada por EL FINANCIERO Bloomberg para analizar el Brexit y sus implicaciones.

Ya antes lo había dicho el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, ante consejeros de BBVA Bancomer.

El peso es una de las monedas más líquidas y los inversionistas lo han venido usando como instrumento de cobertura ante el deterioro del balance de riesgos para los mercados emergentes.

Lo utilizan para hacer coberturas porque quieren cubrirse de pérdidas en otros mercados, pero eso lo vuelve vulnerable ante factores como la aversión al riesgo global.

Casillas lo dijo así: “el peso es el favorito de todo mundo para hacer coberturas”, por lo que es la moneda emergente más operada.

“El peso es una divisa con características de país desarrollado, pero que no es desarrollado”.

Con esa función “absorbe todo”, particularmente las malas noticias, como la ola de aversión al riesgo tras el voto británico a favor del Brexit.

En el foro Invest in Mexico, realizado la semana pasada, Humberto Cabral, responsable del área de mercados de capital en Citi-Banamex, dijo que “México sigue siendo el país más atractivo para los inversionistas globales”.

A manera de contraste, expuso que mientras los fundamentales de Argentina no han cambiado y el 'regreso' de Brasil se espera en un plazo de 12 a 18 meses, México tiene una condición económica muy sólida.

En esa línea, Mauricio López, presidente de Finamex Casa de Bolsa, dijo en el mismo foro que estructuralmente estamos fuertes y geográficamente estamos en el lugar correcto: en uno de los mercados más grandes del mundo.

Planteó que, con independencia de que el Brexit “trae al mundo de rodillas”, el principal problema a nivel global es la falta de crecimiento.

Cabral agregó que los inversionistas están buscando historias de crecimiento y México sigue ofreciendo grandes historias de ese tipo.

Si el peso está siendo víctima de su propio éxito, apunta a ser una de las monedas que más rápido se aprecien ante el dólar cuando cambie el escenario internacional. Ojalá.

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
Los excluidos del sistema financiero
Y el ‘campeón del crecimiento’ en AL es…
En la ‘trampa’ de la baja competitividad