Opinión

¿Por qué el diferencial es tan alto entre tasas de ahorro y préstamo?

 
1
 

 

dinero peso billetes (Cuartoscuro/Archivo)

A raíz de la reflexión sobre el mal servicio bancario, un amable lector se quejaba con justa razón sobre el enorme diferencial entre las tasas que ofrecen a sus clientes y los costos de financiamiento.

En efecto, mientras las instituciones están otorgando rendimientos al ahorro de entre 1.25 y 3.0 por ciento, las tasas de los créditos llegan a sobrepasar el 60 por ciento.

El hecho de que este denominado margen de intermediación sea muy alto denota, por una parte, la ineficiencia de la operación y, por la otra, el riesgo asociado a cada una de las alternativas de endeudamiento.

Si el préstamo tiene garantías como es un hipotecario, la tasa puede ser de 9.0 o 10 por ciento, en tanto que para una tarjeta de crédito alcanzan a ser superiores a 60 por ciento como es el caso de BanCoppel, según información del Banco de México.

Los banqueros afirmaban que las tasas eran muy altas porque había incertidumbre legal en términos de poder hacer valer las garantías y el riesgo aumentaba; sin embargo, esto se supone que cambió con la reciente reforma financiera y el margen de intermediación no disminuye.

La posibilidad de que el gobierno fijara una tasa para préstamos menor podría ocasionar que las instituciones dejaran de colocar fondos o fueran mucho más restrictivas.

En el caso de los rendimientos ofrecidos, pueden ser sustancialmente mayores en algunos, con todo y la cobertura de 400 mil Udi por parte del IPAB.

En los hipotecarios la dispersión es menor pero al tratarse de un compromiso de largo plazo y montos altos, la divergencia es significativa entre una institución y otra.

En cuanto a las tarjetas, los bancos ya están diferenciando entre quienes son cumplidos con sus pagos y quienes siempre están atrasados, de tal manera que las tasas llegan a ser inferiores a 20 por ciento.

Por tanto, una premisa importante es que la competencia nos obliga a ser eficientes y es un error escoger un banco sólo por la costumbre o la cercanía.

Debemos valorar sus servicios y en particular las tasas que ofrecen para ahorro y crédito.

La recomendación es investigar de forma adecuada y en la medida que el cliente elija a la institución más barata, la competencia hará que los costos bajen.

De hecho, esto ocurre en el financiamiento a corporativos, donde los tesoreros buscan la mejor opción, que les permite obtener niveles muy manejables.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
¿Cómo enfrentar el desafío de las jefaturas femeninas?
¿Cuál es el entorno laboral de la mujer?
¿Cuál es el reto en la administración personal de las mujeres?